28 Razones por las que haber vivido en Venezuela marcará tu vida…

octubre 28th, 2014

(Para que disfrutes la total experiencia 3D de este post, te recomiendo que antes eches un vistazo al post original que anda circulando por ahí: click acá).

Hace un tiempo, los venezolanos disfrutábamos de todas estas cosas sin problema, y aunque todavía están ahí para nosotros ojalá fuese tan fácil apreciarlas. Por eso, esperamos un cambio y así poder seguir viéndolas como siempre. Y mejor.

1. Porque conoces realmente qué es la compasión.

Muerto-escolta-e1412269047152

Es normal que caminando al trabajo o la universidad te tropieces con alguien agonizando en la acera, o sencillamente ya está muerto porque fue tiroteado por algún paisano que se encaprichó con su celular o reloj. Te persignas. Sueltas una lágrima mientras te quitas el reloj y chequeas que el celular esté en silencio y lo escondes en tu ropa interior.

2. Porque si eres de Caracas humanizas y le asignas poderes sobrenaturales a  El Ávila.

parque_nacional_el_avila

Para ti siempre será el gran pulmón vegetal de la ciudad, gigante observador y protector de sus ciudadanos, que sumergido en el silencio boscoso monitorea a diario decisiones, acciones y pensamientos de sus habitantes, ajustando, corrigiendo excesos, y manteniendo el balance justo de la ciudad para preservar su belleza y armonía.

3. Porque cuando estés lejos y extrañes lo que es mala atención y ser humillado como cliente, nadie te entenderá.

Clientes-en-supermercado_expand Leer el resto de esta entrada »

Gabriel & Elena: 1er año en Londres

enero 17th, 2014

2013-08-08 14.01.43

Estoy en Notting Hill caminando sin rumbo. En el morral llevo una carpeta negra de cuero falso con más de quince currículos. También un pote agua. Esta caminata forma parte de una agenda diaria a cumplir, con la esperanza de encontrar un empleo y dejar de comer nuestros ahorros. No me gusta Notting Hill por culpa de Julia Roberts; todo lo que me recuerda a ella o alguna de sus películas me descompone. Sí, es una cagada.

Tenemos siete meses en Londres ya. No es mi mejor día. Tampoco el mejor mes. Decido hacer una pausa y sentarme en unos banquillos que rodean a un árbol. Es lo mejor, mi cara al preguntar por trabajo no es la más idónea. Veo pasar a centenares de turistas riendo, con sus cámaras colgando. Una pareja británica de avanzada edad se come un helado al frente de mí, ambos con una insolación típica de verano bastante respetable. Se dan el helado en la boca. Un pequeño niño asiático pasa corriendo espantando a las palomas. Me rodea felicidad, pero en este momento yo estoy hundido en la mierda. Saco la carpeta para apoyar y hacer anotaciones de esta basura de momento. También saco el celular y me tomo una selfie de recuerdo, pocas veces lograré sentirme como ahorita.

Es cuero falso, pero está intacta la carpeta. Me la compraron mis padres en Rattan, en nuestro primer viaje a Margarita. Tendría yo unos 13 años en esa época. Siempre la cuidé y reservé para usar en las diligencias que involucraran documentos a los cuales había que proteger con la vida. También la usaba a diario para visitar a las compañías de seguros y mandar señales correctas y acordes al traje y la corbata que vestía. Recuerdo esa noche perfectamente. No entendía bien lo que ocurría con Margarita, pero mis padres nos compraban zapatos, ropa y otros caprichos, destacando que la isla era mucho más barata que Caracas. Siempre me sorprendía la cantidad exagerada de bolsas de chucherías importadas que llevábamos de regreso a casa. O cuando mis padres iban al casino de noche y regresaban a casa felices por haber ganado y nos daban a cada uno algunos billetes para que gastáramos en lo que deseáramos.

Y viendo la carpeta comienzo a rememorar esos viajes familiares. Sin darme cuenta me encuentro llorando al frente de dos ancianos con quemaduras de segundo grado que muerden una barquilla. Todo es como una jodida pesadilla. Acudo a desempolvar todos los momentos geniales que tengo archivados en mi cabeza. Aparecen fragmentos en los que  están presentes mis padres, mis hermanas, Elena, mis dos mejores amigos, mi abuela fallecida, y mi sobrina, la cual ni sabe que existo. Y aquí estoy, llorando a pocos metros de donde estuvo Julia Roberts. Nada podía ser peor.

Tres palomas llegan y andan comiéndose un pan con hongos en el piso. A pocos centímetros de mí llega una que sólo tiene una pata. Va dando brincos para desplazarse, al tiempo que se estabiliza con las alas. Alguien trató en el pasado de ayudarle colocándole a lo mejor una suerte de miembro falso que hiciera de soporte, pero Londres se encargó de quitárselo con la fuerte brisa y ahora no es más que un teipe negro que le cubre y guinda, con pegostes de comida, el cuarto de muñón que le quedó de pierna. Leer el resto de esta entrada »

101 cosas que debes hacer en Venezuela antes de morir…

noviembre 27th, 2013

Para nadie es un secreto que Venezuela fue bendecida de una riqueza y majestuosidad única. Como habitantes, lo tenemos presente; pero muchas veces son tantas las opciones y hermosas vivencias que este bello país está dispuesto a regalarte, que a veces, hasta teniendo toda una vida viviendo en él desconoces muchos nuevos y especiales momentos que están a tu entera disposición. Hoy, nosotros, Gabriel Núñez y Luis Acuña, queremos regalarte una valiosa guía para que disfrutes lo mejor que tiene Venezuela preparado para ti.

¿Aceptas el reto? ¡Pues atrévete a cumplir esta guía y compartirla con tus amigos! ¡Qué viva Venezuela!

  1. Comprar ropa en el cementerio y que te la roben a la salida.

  2. Subir al Ávila por La Julia o Sabasnieves y ser testigo de una violación entre sus arbustos.

  3. Perder la cuenta de cuántos muertos has visto.

  4. Asistir a clases de motopiruetas en cualquier barrio de Caracas.

  5. Convencerte a ti mismo de que si tienes cara de culo todo el tiempo los malandros no te van a robar.

  6. Tirarle una bombita pal fresco a algún fiscal, para que cambie los hechos en la declaración y así la compañía de seguros te pague el siniestro.

  7. Lograr que alguien te diga “agarra un taxi” por quejarte en el metro.

  8. Tener amibiasis por comer en algún perrero del Centro de Caracas.

  9. Visitar al cunaguaro mutilado del Pinar.

  10. Cantar una canción de Alí Primera mientras campaneas un dieciocho años.

  11. Caerte por las escaleras del metro un día lluvioso porque la gente no se aparte de la salida.

  12. Darte unos besos en algún mirador de Caracas y ser secuestrado por la propia policía.

  13. Caminar por Playa Pantaleta y cortarte el pie con una botella rota.

  14. Acostarte a tomar una siesta en la grama del Parque del Este y luego levantarte con semen en tu espalda o mierda de perro.

  15. Pararse a recoger agua bendita de Betania en una botella de refresco.

  16. Tener a un familiar con un ACV que no dejan pasar de la recepción de la Clínica El Ávila porque esperan por la clave de la compañía de Seguros.

  17. Cambiarte de canal en la autopista sin que te dispare un motorizado.

  18. No haber visitado algún país del primer mundo, pero mantener y discutir que Venezuela es el mejor país del universo.

  19. Contar cuántas veces suenan Arjona y Maná en las tiendas del Sambil.

  20. Enterarte de que la buhonera que vende ponqués y conservas en la acera, gana ocho veces tu sueldo como profesional.

  21. Que te asalten en Los Roques.

  22. Hacerte el dormido en un vagón de Metro para no darle el puesto a una anciana con bastón que carga a su nieto.

  23. Hacer la cola de los que van sentados en los autobuses de Chacaíto.

  24. Esperar al menos 10 horas en Maiquetía por la salida de un vuelo nacional de media hora. Leer el resto de esta entrada »

Stand Vid Comedy – Ep.28: “¿Quién quiere ser millonario?”

septiembre 23rd, 2013

Imagen de previsualización de YouTube

¿Piensas que tus conocimientos en un concurso son tu arma para salir de la pobreza en Venezuela? Te tenemos malas noticias…

Juez Dredd no existe…

septiembre 6th, 2013

Tengo una teoría dantesca y pesimista sobre el futuro del país: Venezuela es líder Maltín en embarazo adolescente. Estos embarazos son mayoría aplastante en pequeñinas de pocos recursos y con poca educación, que fueron llenadas de amor en algún matiné de changa tuki o en alguna esquina oscura cercana a la cantina del liceo. El problema viene con el entorno en el que ese desafortunado ser vendrá al mundo: leche materna con sabor a ron, almohada de cocaína, eructos de anís del papá y par de pistolas escondidas debajo de la cuna. Escorias adolescentes que juegan a ser padres.

Y entonces viene la escena escalofriante, en la que todas las personas de bien serán arrinconadas: cientos de miles terminan emigrando, tan sólo buscando poder resguardar la vida propia y la de su familia; todos los demás que deciden quedarse son exterminados sistemáticamente, sin importar ninguna pendejada política. Esto no es nuevo, ya esto ocurre. El peo es que estas nuevas camadas vienen con todo, ya dispuestas a los 11 años a perseguir sus sueños, comprar armas a los policías y ser los más guapos del barrio. No hay ningún ápice de piedad, se tocan el mostachito amarillo y matan así sea por un celular Huawei. Serán mayoría, acéptalo. Dominarán todo el territorio y no te quedará otra opción que vivir en cautiverio para bajar las probabilidades de tu asesinato. Ya el número de muertos que llevan a los doce años es similar al número de carajitas que se cogen sin protección alguna. Son conejos malandros que tiran y se multiplican sin conciencia alguna. Se repite el jodido ciclo. Pequeñas llagas que en este mismo momento están recibiendo su primera pistola y ya salivan por matar al primer pendejo que lleve un iPhone en la calle.

Siempre se puede estar más bañado en mierda de lo que uno piensa que está. Es posible superarse y tocar más fondo de lo que se toca.

El país está dividido claramente en tres grupos: una pequeña burbuja blindada, que viene a ser el gobierno. A esos les sabe a mierda cualquier muerte. Olvídate el reclamar y llorar pidiéndoles alguna acción. El segundo elemento de la torta está compuesto por los consentidos del gobierno, los bebés de la casa: el hampa, tukis, malandros, escoria, ratas; como los quieras llamar. Es política de Estado mantenerlos seguros y divirtiéndose, es fundamental que el caos y el miedo reinen en el país. Ellos tienen el control real del país. Ellos son los dueños del país. El tercer grupo somos los güevones: los que emigraron o emigrarán, y los que serán asesinados tarde o temprano. Es posible retrasar la muerte si te resignas y te mimetizas: dedos desnudos, saber la hora por el sol, carro de mierda o seguir relajado en tu camioneta por puesto. Hablar medio malandro en la panadería y portar bien la cara de guevón para que ninguno se encapriche contigo. Llega a tu casa antes de las 7 p.m. todos los días y ten un tobo de películas quemadas en tu casa para mantenerte entretenido todo el fin de semana sin exponerte de gratis por ahí.

Venezuela está destinada a ser, a nivel macro, un bloque de anarquía y muerte; una suerte de “Mega City One”: pero no tenemos Dredd. Estamos por nuestra cuenta, sin juez altruista alguno. Y estamos en clara desventaja en la batalla. Sólo tenemos chistes de Facebook y burlas de los discursos de Maduro. Sólo eso tenemos. Entiéndelo.

La llamada del día: La china de Cabimas

agosto 4th, 2013

Siempre he tenido una fantasía, pero nunca pude encontrar a la mujer adecuada que accediera a cumplirla. Decidí revisar en internet y encontré un directorio de chicas que dicen estar dispuestas a todo. Escogí a la de la foto más simpática y decidí llamarla para ver a qué tanto está dispuesta. Como siempre, algo sale mal y hay un giro interesante.

Será en una próxima llamada que pueda intentar negociar con alguien más profesional.

Imagen de previsualización de YouTube

Troleando a mi ex – Ep.2: “Hola, bebo”

julio 20th, 2013

Imagen de previsualización de YouTube

¿Qué pasaría si llamas a tu ex y lo tratas como si nada hubiese pasado? ¿Como si nunca existió rompimiento alguno y el tiempo separados jamás pasó?

La condición de novios se pierde, pero jamás la de exnovios. Todos ellos se irán contigo a la tumba. Por tanto, un saludo descarado con demencia fingida, es una buena opción para ver cuán gratos son los recuerdos que mantienen de ti.

En este episodio, Elena debuta y se lanza al ruedo saludando también a su exnovio.

Troleando a mi ex – Ep.1: “Hola, mi amor”

julio 14th, 2013

¿Qué pasaría si llamas a tu ex y la tratas como si nada hubiese pasado? ¿Como si nunca existió rompimiento alguno y el tiempo separados jamás pasó?

Estas fueron las interrogantes que tuve, y que dieron nacimiento a este hermoso experimento, que busca tan solo dar un gran “mindfuck” telefónico a cualquier ex que sea llamada.

Y es que la condición de novios se pierde, pero jamás la de exnovios. A todas ellas te las llevarás a la tumba. Por tanto, un saludo descarado con demencia fingida, es una buena opción para ver cuán gratos son los recuerdos que ellas mantienen de ti.

Si les gustó el experimento, compartan el video y comenten, de esta manera sabremos que agradó y nos esforzaríamos por encontrar los números de antiguas exnovias potenciales víctimas.

Imagen de previsualización de YouTube

Elena & Gabriel – Honeymoon 2012

mayo 17th, 2013

Con la promesa de un viaje de luna de miel a Curaçao, me llevé a Elena a Maiquetía en septiembre de 2012. Con sombrero panameño puesto y todo. Aunque no fui tan desconsiderado: le dije que llevara ropa tipo coctel y una formal, ya que había algunos locales en Curaçao en donde se exigía en la noche lucir un poco más presentable. Ya con minutos pisando la obra de Cruz Diez es que decidí revelarle parte de la historia; que le había mentido durante varias semanas y que la celebración de nuestra unión sería un viaje a Roma y no a Curaçao. Algunas mentiras siguieron resguardadas.

Un día y medio después es que sería revelado el resto: pasadas las 9 de la noche alguien tocaría la puerta de nuestra habitación, fingiendo ser personal del hotel. Yo me haría el desentendido guardando silencio en el baño, y cuando Elena abriera la puerta, pues descubriría que el “empleado” se trataba de un gran amigo nuestro que vive en Irlanda y no conocíamos en persona. Minutos después. decirle los dos que no estábamos ahí por Roma, sino para abordar un crucero que duraría una semana.

Y así él, su esposa, Elena y yo, emprendimos las jodidas vacaciones más espectaculares hasta la fecha.

Elena has been trolled.

Recomendación: ver en HD.

Imagen de previsualización de YouTube

Como Andy Dufresne me enseñó…

enero 16th, 2013

shawshank_redemption_4

“Andy crawled to freedom through five hundred yards of shit-smelling foulness I can’t even imagine. Or maybe I just don’t want to. Five hundred yards. The length of five football fields. Just shy of half a mile” (The Shawshank Redemption).

Amigos, ha sido un honor compartir con todos ustedes estos 29 años en esta enorme piscina de excremento que tenemos como país. Nadamos entre mojones, tragamos orine, regla con grumos y degustamos toda clase de consistencias de mierda.

Como ya saben, mi esposa y yo en pocas horas tomaremos un nuevo camino (y no el de Capriles), dejando la piel en un nuevo proyecto de vida juntos, con la ilusión de vivir en un entorno algo más sano y humano para nosotros.

Dejo a mi familia, dejo a una hermosa sobrina que me tiene mariquísimo. Dejo a amigos que considero hermanos. También dejo a muchas personas valiosas, con un talento espartano merecedor de otro contexto.

A todos ustedes, gracias por el apoyo en este nuevo reto que enfrentaremos.

Seguiré activo por las redes sociales. Este blog sigue también, ahora más que nunca.

Beso lleno de excremento a todos en el cachete.

Gabriel Núñez