¡No moriré gordita! Ep.1: "¡Niña, suelta ese chocolate!"

De tener Elena el vicio del cigarrillo, posiblemente se hubiese fumado más de dos cajetillas mientras consideraba en su cabeza la atormentante idea de comenzar una dieta y rutina de entrenamiento cardiovascular. Abortar la agradable práctica de comer cuanta golosina se atravesara por su escritorio ya había pasado varias veces por su cabeza, sin embargo, lamentablemente en todas esas veces, Elena terminó sodomizada por alguna barra negra y erecta de chocolate. Esta vez todo sería diferente, todo había llegado a su límite y, se presentaba en un derroche de sinceridad dos opciones claras y concisas:

1.-Elena pondría todo su esfuerzo y voluntad en alcanzar un objetivo bien definido: rebajar de peso, rescatar a esa Elena en la que años atrás no se sentía ajena; disfrutar nuevamente del poder entrar a una tienda y contar con un abanico de posibilidades a escoger al comprar su ropa.

2.-Se entregaría totalmente al abandono, seguiría su camino hedonista alimentario, dispondría de toda la gama de chucherías preferidas en la alacena para consumir mientras edita o disfruta de su computadora. Luego de unos diez años, se buscarían cotizaciones de sillas de ruedas y colchones antiescaras, haciendo la vida de Elena lo menos miserable posible por los 150 kilos que la sepultarían de por vida en su apartamento.

“¡No moriré gordita!” es una luz al final del túnel, un canto de esperanza, un acto de gallardía, una muestra tajante de determinación. Es la cruda realidad que atraviesa una hermosa joven que fue víctima de las calorías, ignorada por la sociedad luego de aumentar unas tallas. Sí, señores, ésta es la historia real de cómo Elena Sánchez decide no podrirse en una masa adiposa, de cómo pone este último intento por salvarse  en manos de un joven altruista que decide tenderle la mano al ver uno de sus videos en la web; pero eso sí: implacable con ella, estricto, y que prefiere verla muerta antes que caminando obesa por las calles de Caracas.

¿Qué opinan luego de ver el video? ¿Elena podrá lograrlo?

Deja tu comment, ella necesita de tu apoyo en este momento tan difícil.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

  • kevin tagliafico

    mujer… cuentame q fino q tomaste esa motivacion… recuerda q si se puede… cualquier consejo sabes no dudes en preguntarme y bueno recuerda ir al nutricionista q te recomende,…. vas a ver q si se puede saludos

  • yo

    Muy buena la bromita esta, el papel del año

  • Jesús Ruiz

    ¡Dale, que tú puedes!

  • jajajajajajaja ta bien…
    pues suerte y mucha fuerza…
    Dale Elenita que tu puedes, y sino dile al gabo, ese si es pana… jajajajaja

  • ah y como dice la cancion
    antes muerte que gordita…

  • jose

    Buen video jajaja!

  • losano

    kudos (y)

  • Gangsta

    Buen estreno como entrenador, le hiciste sudar la gota gorda xD

  • buenísimo,me encantaron tus post gabriel..
    aunque dios me libre de un entrenador como tu jaja xD
    elenita recuerda que el que quiere puede.
    si tu te lo propones claro que lo vas alcanzar.. 🙂
    suerte..

    • ¡Por favor, Mariel! ¿Cómo vas a decir eso de que Dios te libre de un entrenador como yo?, si yo lo único que hago es animar con cariño y dedicación a Elena para que pierda esos kilitos, jajaja.

      Gracias por tu comentario, Mariel, ¡me alegra que te hayan gustado los posts que leíste!

      Saludos!

      Gabo…

  • Pingback: ¡No moriré gordita! Ep.2: “No fui yo, fueron las papitas” « Con Ida y Vuelta()

  • Fernando

    Gabriel te das cuenta que te pusiste los zapatos des-amarrados, y los amarraste cuando ya estabas en la calle? pudiste morir saliendo desde tu apartamento hasta la calle!!!!!!!!!!!

    • Negativo, los que amarran en la calle son los de Elena, unos Adidas rosados, los míos son unos Reebok negros.

      Saludos!

  • gogo yubari

    Bueno…tarde otra vez…pero sí se puede Elena!!! A mí me cayó también lo q bauticé “la maldición de los 20”, ojo q no es un mito. Resulta q yo era una de esas flacas q comía y comía y no engordaba ni de casualidad, pero después de q llegué a los 23 empecé a engordar hasta llegar a los 65 kg. Por supuesto al uno verse así no es lo mismo…xD!!! No!!! Pues eso fue hace dos años. Lo que ocurre es q cuando eres joven segregas más hormona del crecimiento, aunque comas lo mismo q hace unos años vas a almacenar más en forma de grasa y menos en músculo si no haces ejercicios. En seis meses yo rebajé trece kilos y no los he vuelto a recuperar…igual me peso por lo menos todos los meses. He aquí algunos consejos de mi experiencia:
    1. Métete en cuanta página de deportes y dietas encuentres en internet, aunque sólo las leas te ayuda a mentalizarte y a ser consciente de lo q comes.
    2.Has ejercicio. Por lo visto no estabas muy a gusto con el entrenamiento del video, eso puede ser un obstáculo para q seas constante. En los gyms últimamente hay muchas clases calidad y divertidas, desde tae box hasta power bike o zumba…lamento decirte q vas a tener q invertir en eso pues lo q logras en un gym muy difícilmente lo logras sola. Después de los 25 la membresía de por vida al gym se hace obligatoria…si es q pretendes llegar a los treinta con el trasero en donde va.
    3.No te saltes comidas, sobretodo desayuna bien y no hagas dietas matonas. Yo también era súper chuchera, lo único q me ayudó fueron los consejos de S Jakubowiczs de niunadietamas. No es por hacerle cuña ni nada, si sigues esa dieta ni siquiera es necesario q compres sus productos, nada q ver. De verdad fue lo q más me ayudó.
    4. Lee Women´s Health…q revista mas calidad!!!
    Saludos y suerte.

    • Gracias por los consejos, Gogo. Creo que mi mayor problema siempre fue la constancia para rebajar. Estuve en gimnasios (desde los 12) pero iba y lo dejaba intermitentemente. Compré hasta los cds de zumba pero ocurrió lo mismo, los usé como por 3 meses (intermitentemente) y al no ver los resultados rápido, renuncié.
      También estuve en ni una dieta más y ya cuando iba por los 4 kg menos de peso me comenzaron a dar dolores en los riñones y el doctor dijo que era por la dieta de sobreproteínas, así que la abandoné también.

      La única vez que perdí 12 kg sin darme cuenta fue en el último año del colegio donde mi vida era relajada, comía bien, dormía la siesta y de vez en cuando retomaba los videos de zumba. Luego empezó la universidad y esa rutina desapareció

      Ahora considero que estoy en una situación similar al 5to año del colegio (ando en mi 5to de la universidad) sólo que con más compromiso y con la ayuda de Gabriel 🙂

      Lo que si nunca he hecho es lo de leer women health, lo tendré pendiente.

      Saludos!

  • gogo yubari

    Oye q chimbo lo de los riñones…en ese sentido cada cuerpo de verdad es diferente…a mí me fue muy bien, pero bueno con los riñones es mejor tener cuidado. A mí no me gusta mucho la zumba tampoco porq me parece muy lenta. Lo q me gusta es el spinning y el powerbike, y algunas clases de cardio como piso intenso y cosas así…si no sigue con tu Pai Mei, q así es q son buenos, y puedes meterte en un deporte como tenis, divertido y exigente…saludos y mucha suerte otra vez. Ya me pasaré por tu blog cuando regrese de mi viaje a ccs…

  • Pingback: ¡No moriré gordita! Ep.3: “Y así va la gordita traicionera” « Con Ida y Vuelta()