Pedigüeño

¿Quieres un mundo mejor? Perfecto, jamás volverás a dar limosna a un pedigüeño.

Con cada limosna que entregas, creas de inmediato un nocivo efecto multiplicador. En medio de ingenuidad e inútil espíritu altruista, logras con mucha torpeza que sea rentable y muy atractivo el perenne negocio de la flojera y la comodidad de ser mantenido por la masa trabajadora de la sociedad. En otras palabras, das nacimiento inmediato a miles de sanguijuelas que nos chuparán la sangre sin piedad, día tras día.

“Pero es que se morirá de hambre si no lo ayudo”. No, no se morirá de hambre, cálmate. Si somos optimistas, sacaremos un ápice de creatividad de su cerebro, logrando así que la sanguijuela recapacite y se ingenie algún trabajo informal, entendiendo que debe ganarse cada bolívar con trabajo a pulso, no extendiendo la palma de su mano y esperando a que le resuelvan la vida. A diario se pueden ver algunos ejemplos de personas que se negaron a vivir de la sangre de otros: vigilantes improvisados de estacionamiento, artesanos de acera, recogedores de latas, etc. Sí, porque hay personas que no tuvieron oportunidades y se dedican a recoger latas, pero esto no conlleva a ser pedigüeños, y esto es honorable y plausible, por lejos. Y es que no hay excusas para no trabajar en algo, sea formal, sea informal; y menos cuando ya uno ha visto personas sin extremidades haciendo algún oficio y ganando dinero de ello honestamente.

Si somos pesimistas, puede que en medio de la impotencia y el resentimiento social, estemos gestando al nuevo malandro de la patria. No sé a quién prefiero, si al pedigüeño o al malandro. Creo que a este último. Sí, al menos el malandro no anda con hipocresías ni manipulaciones tontas, va al grano: “Dame el celular, mamagüevo”. Y listo, le das el jodido celular y puedes seguir tu camino, sin perder el tiempo. El pedigüeño te hace perder dinero y mucho tiempo, con sus lágrimas de cocodrilo y ese tono de voz bajo muy bien ensayado, que busca tu lástima y que te sientas miserable si no accedes a darle dinero. Esa voz es detestable, da asco.

Estamos claros, un malandro indirectamente es un pedigüeño también, sólo que no usa la estúpida vocecita, y esto, marca la diferencia a la hora de escoger al menos ladilla de ambos. Asimismo, podemos encontrar pedigüeños que van por niveles:

─Hola, señor, por la caridad de Dios, deme algo pa’ comer, ¿sí? Y Dios me lo bendiga… y discúlpeme la molestia, señor…

─No tengo efectivo, amigo.

─Ande, señor, lo que sea que me pueda dar, ¿sí? Y que Dios le multiplique lo que me pueda dar y ponga en su corazón…

─No tengo efectivo, amigo.

─¡Ok, mamagüevo, dame entonces la cartera y el celular si no quieres llevarte par de tiros por ese culo!

Sí, ellos mutan rápidamente, y tienen una capacidad actoral brillante y prometedora, lástima que en Venevisión buscan otro tipo de perfil.

Y es que hagamos memoria: ¿recuerdas algún pedigüeño que te haya rogado una limosna estando sobrio? ¿O que no hayas detectado un agitamiento y temblor peculiar por la abstinencia? Yo no lo recuerdo.

Además, de vaina me rinde el dinero para cubrir mis gastos básicos… ¿A quién coño se le ocurre que estaría interesado en ser el padrino de un pedigüeño? Menos lo considero sabiendo que mis funciones serán la alcahuetería y manutención de un parásito manipulador. Si yo saliera de la casa con la tonta idea de dar dinero a todo aquel que me pidiese limosna, tendría que llevármelos al banco para sacar por taquilla, ya que el límite para retirar del cajero me impediría seguir dándoles su mesada diaria.

Ahora bien, sé que te preocupa mucho lo que Dios va a pensar, al ver cuán retadora de sus enseñanzas es tu conducta racional; no te agrada para nada el fuego, preferirías un colchón de nubes matrimonial. Es comprensible todo esto, librarse del temor sin sentido a muchos puede costar. Te pregunto, ¿qué prefieres?, ¿la vocecita acaso que no te dejará de fastidiar? Yo escojo no ser víctima de la lástima, y así no empatuco más de mierda a nuestra sociedad.

Gabriel Núñez

 

Etiquetas: , , ,

  • cesar

    lo peor de los pedigüeños es que capaz tu intentas hacerlo ganar los reales diciendole “coño cortame el montesito de la acera ó barre la acera ahi yo te doy las bolsas y la escoba” y los carajos se arrechan y le dicen “si es asi no me des un coño” yo opino lo mismo se mal acostumbran a que saben que un gran porcentaje de la sociedad caera en la psicologia que meten( voz bajita, algo sucios y con la cantidad de bendiciones) y seguiran pidiendo por mucho tiempo deberia haber una campaña contra ellos “dile no a los pedigüeños para una Venezuela mejor” muy bueno el post……………

  • Tan cierto como la vida misma, el caso del Metro de Caracas donde  ha pasado de sólo pedir a un negocio y de allí a un empresa rentable donde gente con miles de excusas, motivos y niños enfermos en el Perez Carreño, Universitario y Hosp. de Niños ganan más dinero de los que allí viajan de sus casas a sus trabajo y viceversa y aún la gente le sigue dando plata 

  • Mik

    Si llevamos esa situación al macro , y de paso la hacemos filosofía de estado, tendremos un país con economía socialista. Miles de sanguijuelas chupando del gobierno, satisfaciendo sus necesidades (salud, educación, vivienda…) gracias al aporte tributario de los individuos productivos de la sociedad. Si se vieran en la necesidad de hacerlo por si mismos, tendríamos un colectivo obligado a trabajar  y producir riqueza para cumplir cada una de las necesidades que se le presenten. Siento ponerme político, pero me pareció que se podía mostrar esa similitud. 

  • MgM

    verga men totalmente de acuerdo, y de paso la nueva modalidad esa de los q se montan en el bus a dar tarjetiks o mariqeras y se arrechan si no les dan, aveces son honrados pero otras veces solo son malandros disfrazados, me imagino q aya en ccs tambn c ve

  • the goddamn devil

    jajajajajajajajajajajajajaja de pana es bueno de cuando en cuando encontrar gente que piense como uno chico…
    totalmente de acuerdo…

  • Solrac_gb

     Otro artículo más que vale la pena leer.. De hecho todos los que has posteado en tu blog, desde julio 2009 (si mal no recuerdo) son merecedores de aplausos.. Relacionado a este artículo, pues me siento plenamente identificado contigo.. Y no es sólo que piden y piden y piden, sino que no le puedes dar menos de 5bs, porque si le das 4bs o menos, realizan la mutación que nombraste y no te perdonan; entonces pasan de ser limosneros a malandros malagradecidos. Y que pensar que un simple pasaje de autobús ya está en 3bs!.. Bueno, otro punto en el que estoy de acuerdo contigo no forma parte de esta publicación, sino de una anterior, la de la puta graduada de Summa Cum-Laude; en el que ponías lo de la viejita que lo mira feo a uno si no se le cede el puesto.. Ahí también tienes razón, en dos años máximo ya esas personas no disfrutarán de la vida, tienen que permitir que el nuevo futuro de la sociedad esté lo más cómodo posible para poder llevar adelante el planeta.. Pero eso ya son palabras mayores.. Una vez más, felicitaciones por tu blog. Sigo leyéndolo continuamente, cada vez que publicas algo nuevo lo reviso. Cuídate. Hasta pronto.

    • Anónimo

      Muchas gracias por tu comentario, complacido de que todo lo publicado hasta ahora te parezca digno de aplausos, a veces no todo este tipo de “sinceridad” en los escritos le cae bien al común denominador de la población.

      “en dos años máximo ya esas personas no disfrutarán de la vida, tienen
      que permitir que el nuevo futuro de la sociedad esté lo más cómodo
      posible para poder llevar adelante el planeta.” Jajajaja, es así, viejo!

      Gracias por leer el blog y tu feedback, comente nuevamente cuando guste! Saludos!

  • NapolitanoZ

    Buena reflexión!

  • Creo que no podría estar más de acuerdo. 

  • Ari

    No soy rica pero la primera vez que caí en las garras del pedigüeños  le di diez bolivares me dolió  el alma por que era mi capital, se los di por miedo por que me puso una cara de cañón. ya supere eso pero no caigo por inocente otra vez.

  • Ari

    ahora que famoso se ha vuelto los vende caramelo, chocolates, afiches de amor en fin una cantidad de pendejadas así es como esta Venezuela con falta de trabajo que la gente se ve en la medida de tomar las calles.

  • Chamo, sí. El otro día estaba en un centro comercial (de éstos que tienen localcitos así que dan a la calle y vaina), y pasó un tipo sucio pidiendo plata. Al rato, pasa “otro” tipo “mudo”, pulido (con flu y corbata, marico) pidiendo.

    Yo no me di cuenta, pero la novia de un pana sí. Era el mismo carajo. La primera vez que pasó con razón tenía una bolsa negra y vaina. Tan obvio fue el asunto, que no pasó por un par de mesas cercanas que le habían dado dinero la primera vez.

    En ninguno de los casos le di dinero, pero opino que si esa misma “viveza criolla” la utilizaran para de verdad echarle bolas, como bien dices, este país fuera otro.