Prohibidas las armas de fuego

Algunas camionetas por puesto están colocando un gran aviso en su interior: “Prohibido ingresar a la unidad con armas de fuego”.

Esta medida tan importante debió haber sido implementada mucho antes, a pesar de ser señalada por algunos como de estricta y tajante. Es una solución parida en laboratorios especializados en la lucha contra la delincuencia, en medio de muchas tazas de café que estimulaban la sapiencia de expertos en la materia. Yo confieso sentirme más tranquilo en mi día a día; por ejemplo, la semana pasada unos malandros se montaron a asaltar la unidad de transporte en la que viajaba, pero se bajaron enseguida al leer esta disposición gubernamental.

Otro caso que viví, fue el de un antisocial que subió con un sospechoso morral sucio. Éste no tenía ánimos de asaltar a los pasajeros, pero escondía una pistola, la cual había sido utilizada para asesinar horas antes a su mujer, que se negó a dejarse penetrar por el ano. El asesino al ver el aviso, muy educadamente se levantó, entregó el arma al chofer y se excusó con todos los presentes. Al llegar a su parada se le fue devuelta sin problema alguno.

Se han conocido casos de malandros analfabetas, pero no hay que tener miedo, sólo basta con explicar al asaltante que está prohibido lo que está haciendo, y acto seguido se disculpará apenado y devolverá las prendas y celulares robados a los pasajeros. Que no se te ablande el corazón, llámale la atención, exige tus derechos, él debe bajarse de la unidad con su pistola.

Lo malo es que no todo puede ser perfecto, y que el venezolano está ya muy acostumbrado a darle la vuelta a todo con su viveza criolla. Se ha advertido que los malandros están comenzando a dejar sus armas de fuego en la casa, optando por salir más bien con cuchillos. Subir con ellos no representa problema alguno con la ley, así que no se les puede negar el ingreso a la unidad.

Ojalá saquen rápido el aviso que prohiba ingresar también con armas blancas.

Gabriel Núñez

Etiquetas: , ,

  • ATENCIÓN: Tanto la medida, como el escrito, llegaron milagrosamente en la máquina del tiempo con al menos 2 siglos de diferencia (o más), siendo ajustada a las necesidades actuales (ya que antes sólo saqueaban carretas, y no existían medios de transporte tan sofisticados como los de ahora). Esperemos que, ustedes ciudadanos del futuro, no se burlen de esto.

  • Qué bien, vale, estamos progresando, esos carteles son vitales; también hay que pedir que pongan uno que diga “no se admiten robos en esta unidad” así estaremos totalmente seguros, yo hasta pondría uno en mi casa. Bueno, sé que pronto sucederá, tarde pero seguro.

  • Leí este post, y me sentí en un escrito de Gracía Márquez o alguna vania así xD

  • Evi

    si gabo pero como yo, habemos muchos que tenemos ese miedo de tratar de hacer entrar en razón a ese tipo de personas, ya que hemos vivido robos donde esa gente no perdona si hay niños, si le dan un cachazo a una persona mayor ya cabello blanco, q se espera para uno, a cuantos han matado así :S lamentablemente por eso algunos entregamos nuestras pertenencias con una mentada de madre interna con ganas mas bien que se les caiga la pistola y usarla uno, (disparandoles a ellos)

  • Yo tomé nota de esta iniciativa hace unas semanas. Todos los días salgo a la calle con un cartel guindado en el cuello que dice “Prohibido asaltar”, y mi carro tiene escrito en el sucio del vidrio trasero “Mandamiento #7: No robarás”. Hasta ahora ha funcionado muy bien.

  • Anderson M Peña R

    Yo espero con ansia la próxima misión del gobierno nacional, la gran misión cartel… Y no ;contrario a lo que se podría pensar; no tiene nada que ver con carteles de drogas mexicanos, tampoco con los malandros conversadores que te dicen: “Que pasó el mío… ¿Todo cartel?” sino más bien con las políticas gubernamentales, que a este ritmo desencadenarán la creación del “Ministerio del poder popular para la fabricación de carteles bolivarianos, revolucionarios y socialistas” y exigirán con carácter de estricto cumplimiento sean colgados en todos los lugares pertinentes. Por ejemplo existirán unos para los comercios: “Aquí está prohibido especular”,  “No es escasez, le estamos cuidando su dieta” o “En este establecimiento aceptamos efectivo, cheque, cesta tickets y bonos de PDVSA”, mejor aún serán los carteles para el hogar: “Por ordenanza pública, en esta casa está prohibido ser pobre”, “Esta casa ya fue invadida, búsquese otra”, “Aquí se come mercal” o “Esta casa está protegida por el comandante y su gabinete”, pero sin lugar a dudas los mejores serán los cartelitos de bolsillo: “I Love CH”, “Se habla revolucionario”, “Viviremos y venceremos”,  “Hasta el 2031 o hasta agotarse la existencia”.

  • Hay que sugerir e implementar esta medida en las demás entidades federales del país. Puedo predecir que la seguridad nacional disminuirá en gran cantidad, y, en contraparte, la calidad de vida de nuestros conciudadanos aumentará y se hará más rica. De haber sabido que semejante medida hubiera tenido tan efectivos resultados, creo que más de uno se hubiera motivado a utilizarla. Apoyo la iniciativa!