Divagaciones sobre Aruba…

blog

Cuando la revisaba en Google Maps se veía pequeña. Juraba que era tan minúscula que la recorrería con Elena a pie. Esto fue bien soñador de mi parte, ya que en persona la vaina es otra historia. No es que sea imposible, pero vamos, te costaría unos buenos callos en los pies y unos cinco potes de protector solar.

Llegamos al Holiday Inn. Nos quedamos en la habitación más económica, pero haciendo honor al pelabolismo y la inocencia, debo destacar que jamás me había quedado en un sitio con tantas comodidades juntas. Teníamos nevera, cama king, televisor lcd de 32″, caja fuerte, sofá cómodo para leer -u otras cosas-, mesa redonda con dos sillas, un balcón con dos sillas de mimbre y otro pequeño mueble para poner los pies y descansar. No puedo dejar de mencionar algo destacable: mesa de planchar y una plancha. Elena vio unos videos de gente que doblaba la ropa con una técnica especial para que no se arrugaran en la maleta. Nada de eso sirvió, toda la ropa llegó como un origami. Así que bueno, se pueden imaginar: yo planchando en las noches antes de salir y Elena burlándose por mi neurosis con las arrugas en la ropa.

La vista del balcón era una de las cosas que más disfrutábamos de la habitación. Déjenme contextualizarlos: sitúense en el medio del balcón, con la mirada al frente. Luego agréguense algo de estrabismo. Bueno, con el ojo izquierdo mirarían al C.C. Paseo Herencia y a las pulcras aceras del Palm Beach, adornadas por áreas verdes bien cuidadas. Con el ojo derecho, que debe dar mucha grima verlo porque está desviado y situado en todo el rincón que apunta a la oreja del mismo lado, verían la espectacular playa de Palm Beach, con una arena ligera y clarísima, que permanece custodiada por mayúsculas palmeras inquebrantables ante la dura y fresca brisa.

Nuestra habitación fue la 5756. Si algún día van y les toca esa habitación, ya saben que estuvimos ahí. Hay restos de nosotros esparcidos en todo el cuarto; atención especial al sofá y la cama. Con suerte, si no tienen gripe y olfatean con detenimiento, podrán oler nuestro sudor impreso en las telas.

5956_319_b

El clima de Aruba es sencillamente espectacular. Fuertes vientos alisios se encargan de mantenerte refrescado en todo momento. Pero a su vez el sol también se encarga de atacarte en cada minuto, es traicionero. Hay que estar pendientes con eso; la temperatura de Aruba es de “cazabobos”: no sudas, no tienes calor, pero en tres horas ya sufres una insolación si no te cuidas.

Creo que muchos gringos, y sobre todo los ingleses, disfrutan insolarse. Me parece que les hace sentir vivos; además, es como un juego entre ellos, para ver a quién le salen llagas en la piel más rápido y quién logra el gran premio cancerígeno de la misma. Son artimañas para sazonar la cómoda vida del primer mundo; tenerlo todo en algún punto resulta aburrido y luego hallan divertido jugar con la muerte. Hay ancianas inglesas que se pasean alegremente con el pellejero al rojo vivo, con todos sus receptores sensoriales muertos, fruto de muchas vacaciones tropicales a lo largo de sus vidas. Pudieses quemarlas en una hoguera y no sentirían dolor ni sufrimiento alguno.

El sol de Aruba no es normal. Ese no escupe rayos ultravioletas: escupe son rayos gamma. Puedes estar con una chaqueta puesta, pero si no te echaste protector igual terminarás insolado. Lo digo con propiedad, ya que al segundo día de estar en la isla noté algo raro al bañarme: mi pene y mis testículos estaban morenos, casi negros. Llamé alarmado a Elena y ella misma lo confirmó: me los había bronceado teniendo el short puesto. Así que el resto del viaje me coloqué protector hasta en el glande. No gastes en jabón y champú, tan solo báñate en protector solar y listo.

El idioma oficial de Aruba es el papiamento. El papiamento es un gran batido con palabras de origen holandés, español, inglés, portugués, la lengua indígena arahuaca y diversas lenguas africanas. Teorías indican que el papiamento estaría basado en un criollo africano-portugués que los esclavos llevaron de África y posteriormente fue evolucionando con el tiempo. Si uno presta mucha atención cuando ellos lo hablan, uno puede entender ciertas cosas que dicen. Así que, si algún arubeño está leyendo esto, pues tenga cuidado cuando hable mal al frente de algún hispanohablante, ya que no es tan blindado el batido lingüístico.

Todos los arubeños hablan perfectamente inglés. La mayoría de ellos también machuca el español sin problemas; aunque hay otros cuantos que solo saben palabras básicas. No sé si será la edad, pero con el tema del idioma me he vuelto intransigente, purista y ridículo. Puedo machucar con torpeza el inglés hablándolo; leyéndolo no presento problemas, aunque me da una flojera enorme. Si puedo conseguir ese texto en español, pues mucho mejor, acudo a este. Hace años disfrutaba aprender inglés e investigar cosas de ese idioma por mi cuenta, pero no sé, en algún momento del camino me puse obtuso con el tema y marqué posición: tengo toda mi vida hablando español y no domino mi propio idioma de la forma que deseo. Es más, si todos fuésemos sinceros, reconoceríamos que moriremos sin lograr dominarlo con belleza, con elegancia, con arte; conociéndolo hasta lo más profundo, saboreando su vasta riqueza. Yo no quiero saber un idioma: yo quiero es someterlo, controlarlo.

Fui conociendo personas que hacían cursos de inglés, italiano o cualquier otro idioma; sin embargo, escribían con errores garrafales e imperdonables palabras de su propia lengua materna, el español. Hasta hablando son un desastre, y permanecen moviéndose con las mismas palabras y muletillas, quedándose minusválidos con frecuencia al querer expresar lo que piensan. Quieren decir algo, pero ni saben cuáles palabras definirían lo que piensan abstractamente.

Ese pequeño detalle hizo que le perdiera un poco de importancia al asunto del “hablar” inglés con perfección. Obviamente, es un idioma que no subestimo, sería un tonto si lo hiciera. Está más que claro que es el idioma oficial y estándar del mundo globalizado. Pero en el contexto que vivo, pues me preocupa más seguir mi relación amorosa con el español, aprendiendo de él cada día, y así no machucar dos o más idiomas. De nada me sirve “hablar” italiano, inglés y español, si en los tres soy una cagada y no hay nada de estilista en su uso. Ya estoy viejo, lo sé.

IMG_20120525_170455

El asunto es que Elena sí practicó mucho su inglés. Si le hablaban en inglés, pues ella respondía en ese idioma; y vaya que se le oía con buena pronunciación. Allá todos por defecto le hablan al turista en inglés, ya que, obviamente es lo predominante en la isla. Pues bien, yo de rebelde respondí siempre en español a todos. Es más, recuerdo que en la playa se me acercaron dos gringas pidiéndome que les tomara una foto. Yo respondí: “Dale, no hay problema, pónganse”. Ellas se miraron extrañadas y riendo, asumiendo que se las tomaría. Luego agregué: “¿Quieren que se vea el sol en el fondo? ¿Es importante?”. Ellas recalentaban sus cerebros procesando lo que les pregunté. “Sí, poquito importante…”, fue la respuesta de una de ellas. Perfecto, así sí nos entendemos, las arrastro a mi idioma, las hago sentir lo que sentimos nosotros cuando agudizamos los oídos para descifrar lo que ellos nos dicen con tanta fluidez y despreocupación. Tomé la foto y les dije: “Quedó de pinga, vale”.

En otra ocasión queríamos saber si podíamos cruzar en una esquina para así llegar a un centro comercial. Vi una señora mayor que limpiaba las mesas que estaban afuera de su local, así que me acerqué a preguntarle:

─Hola, señora, buenas tardes.

─Hello, sir.

─Ok, una pregunta: ¿será que si cruzamos en esta esquina podemos empalmar al centro comercial de allá?

─…

Todavía recuerdo la cara de ponchada de la señora y me río. ‘Empalmar’, panas, ‘empalmar’. Elena reventó en carcajadas, diciéndome que cómo pretendía que una señora que ni supo saludar en español iba a saber el significado de esa palabra.

En todo el viaje solamente vi a siete perros. Dos eran de raza; cinco eran callejeros, pero con estilo y preocupación por estar limpios ante los humanos. Son perros metrosexuales, pues. Lo que sí abundan son iguanas. Son amigables y atentas, como las personas de la isla. Presumo que algunas han sido inyectadas con esteroides, ya que se les ve corriendo por las aceras con bastante vigor, dando algunos coletazos al aire. Son como cocodrilos bebés, pero no se meten con nadie. ¿Será que algunas se metieron a carnívoras y se andan comiendo a los perros?

image

Hablando de comida, con este tema nos costó un poco adaptarnos. Aruba, como ya deben imaginar, te hace sentir en parte como si estuvieses en Estados Unidos. Por todos lados oyes y lees inglés. Pero también por todos lados ves negocios estadounidenses o locales con la comida predilecta de ellos. Es obvio, deben adaptarse y complacer a la mayor parte de los turistas. La comida del hotel tiene buena presentación y es económica, pero es totalmente insípida. Ocurre con varios locales también. Es como si soltaran a cocinar la carne pero sin adobarla aunque sea con sal.

Eso nos ocurrió solamente los dos primeros días, ya luego ubicamos locales con sabores geniales. Al tercer día yo era un gringo más. No porque hablara inglés, sino porque comía como uno ejemplar. Mi desayuno hipercalórico predilecto fue repetido durante cuatro días. Se llamaba ‘Grand slam’, y estaba constituido por tostadas francesas, dos huevos fritos, tocineta bien tostada, maple, mermelada de fresa, mantequilla y jugo de naranja. Vaya que extrañaré el dulce sabor de estas tostadas bañadas en maple. Elena dice que las aprenderá hacer y me las preparará.

2012-05-25-11.04.08

Investigaciones que hizo Elena antes del viaje indicaron que el agua podía tomarse directamente del grifo, sin hervir y sin representar peligro alguno para su consumo. El agua potable de Aruba se obtiene del mar y es destilada a través de una planta desalinizadora, la segunda más grande del mundo, por cierto. Antes de tomármela, quise conocer la opinión de alguna arubeña. En nuestra primera noche de paseo abordé a una empleada anoréxica de una pequeña farmacia.

─Disculpa, ¿es verdad que se puede tomar el agua directo del grifo?

─Bueno… sí ─me respondió.

─¿Y tú lo haces?

─No…

─Ah, eso era lo que quería saber.

No tomamos agua directamente del grifo del baño, pero tampoco compramos agua todos los días. Al día siguiente descubrí que había un bebedero al lado de la playa del hotel. El sabor del agua era genial y salía bastante fría. Desde ese momento, todas las noches bajábamos a llenar nuestros cuatro potecitos de agua vacíos. Ya nos conocían los empleados, éramos los únicos pendejos que bajaban en la madrugada abrazando sus potes.

Si eres hombre, estás medianamente en forma y te gustan las mujeres bien maduras, pues te informo que Aruba es para ti. Las mayores de edad son pura picardía y libido a chorros. Elena y yo estábamos en una perfumería ubicada en el centro de Aruba, revisando cuál fragancia podíamos regalarle a nuestros padres. De repente suena “Ai se eu te pego” y la atención recae en una empleada como de sesenta años, que baila la canción y se toca sus senos marchitados mientras cierra los ojos y pasea la lengua por su labio superior; flexionaba ligeramente sus piernas al ritmo de la música, como cuidando alguna posible fractura. Escogemos tres perfumes y nos dirigimos a la caja a pagar. La bailarina se ubica a mi lado izquierdo, como a la espera de que efectivamente cancelaramos lo que agarramos. La tarjeta pasa sin problemas y la cajera le entrega a Elena el recibo y la factura. De repente la sexagenaria dirige su mirada a Elena y dice: “Tú me vas a disculpar, ¿sí? Con tu permiso”. Elena y yo automáticamente miramos la factura y el recibo que reposa al lado de los perfumes, como tratando de investigar cuál es el problema. Acto seguido siento que alguien me está masajeando el brazo izquierdo. La persona me estaba tanteando cada rincón del brazo, y luego aumentaba la intensidad del tacto y amasaba con esmero el bíceps. Enseguida sospecho de Elena, pero de inmediato veo sus dos manos sobre el mostrador. Ninguno de los dos entiende lo que ocurre. Me miro el brazo y lo que veo es la mano de la vendedora sobándome con ojos saltones. La miro a los ojos sin poder decir nada. Ella únicamente dice: “Mucho entrenamiento, ¿no?”, mientras con la mirada me invita a dejar a Elena abandonada en la perfumería y así poder llevarme al depósito a enseñarme una fragancia personal que tiene guardada desde hace un buen tiempo. “Un poco, sí”, fue lo único que alcancé a responder.

Como ven, atacan frontalmente, sin importar que esté tu pareja. Eso sí, son muy educadas y piden permiso antes de tocarte, bajarte el cierre y ponerte el condón.

A los dos días volvimos a la perfumería, ya que era la única que encontramos con precios libres de impuestos. «¡Oh, el chico de los ‘muscles’!», dijo salivando la empleada al percatarse de mi llegada, estudiando qué tocaría en esta oportunidad.

7

La cerveza de Aruba es la Balashi. Su sabor me recordó a una Polar Pilsen, aunque un poco más robusto era, en mi opinión. Una noche estábamos paseando por Palm Beach, viendo los negocios y conociendo bien todo lo que teníamos cerca del hotel. Llegamos a un punto al lado de Señor Frog’s en donde se reúnen diferentes artesanos a vender sus piezas. Conocimos a un ecuatoriano bien simpático, con el que hablamos por más de una hora, me parece. Al darnos cuenta de que el tiempo se nos había pasado volando, decidimos despedirnos y ver qué podríamos cenar. Lamentablemente ya se acercaba la medianoche, así que todo lo conseguíamos cerrado.

No quedando más opción, fuimos al restaurante del hotel, al lado de la piscina y la playa. Pedimos una hamburguesa, unas quesadillas y dos cervezas. Yo me atraganté la hamburguesa y las papas fritas como en cinco minutos. Comencé a tomar la cerveza pero ya la barriga la tenía inflada. Elena no toma cerveza. De hecho, jamás se había tomado una conmigo. Cuál sería mi sorpresa al ver que las quesadillas andaban por la mitad, pero su cerveza a punto de acabar. “Ok, creo que estoy ebria, auxilio”, fue lo que dijo con los ojos un poco achinados y riéndose sola. Siendo solidario decidí regalarle más de la mitad de mi cerveza. Ella se negó. Pero igual apenas me descuidé y seguí hablando, se la bebió.

Pagué la cuenta y nos fuimos a la habitación. En el trayecto Elena requirió de mi ayuda, ya que se tambaleaba y no lucía muy segura de sus pasos. Me metí a dar una ducha para acostarme fresco. Qué bueno el chorro de esa ducha, carajo. Toallas de tres tamaños y en cantidades generosas: una para el cuerpo, otra para los pies y otra exclusivamente para el pene. Estos panas piensan en todo, coño. Salí del baño a los quince minutos, pero me frené con lo que vi al lado de la cama: Elena estaba de pie, en medio de la penumbra del cuarto, dándome la espalda. Su jean estaba tirado en el piso, cubriendo los zapatos. Solamente llevaba puesta su ropa interior. Tenía en sus manos una blusa de dormir azul, pero que no hallaba la forma de ponérsela. Andaba con movimientos en cámara lenta, intentando localizar el cuello de la misma. Pasaban los segundos y ella no lograba solucionar el enigma de la blusa. Elena estaba ebria, necesitaba socorro.

Los borrachos son como bebés. Pierden la razón y el juicio. Sus reflejos se retardan. El habla y la coordinación muscular son víctimas inmediatas del trago. La percepción de la profundidad y la visión nocturna son otros de los elementos deteriorados en el corto plazo. Esto era lo que le ocurría a Elena.

Yo ayudaría a cualquier borracho que ande pasando trabajo. En una ocasión le pagué un taxi a uno, ya que ni sabía en dónde había dejado estacionado su carro. A otro amigo le brindé una arepa en la madrugada. Luego la vomitó. Con Elena no podía ser diferente. Más bien por ser mi novia, yo tendría que ser más solidario que nunca. Me acerqué lentamente y la abordé por detrás. Tenía dos opciones: o agarraba la blusa y se la ponía para que se acostara a dormir y se recuperara; o yo me quitaba la toalla, la despojaba de su ropa interior, la lanzaba a la cama y yo mismo me encargaba de recuperarla. Me fui por la segunda opción, por supuesto.

2012-05-25-16.02.17

Aruba es un destino perfecto para que vayas con tu pareja. Pudieses ir solo, claro, pero seguramente terminarías besándote con una iguana y masturbándote al lado de una palmera. Pudieses ir con amigos, únicamente en plan de amistad; pero debes estar consciente que terminarán haciendo una bestial orgía en la habitación cuando llegue la noche y el alcohol. Aruba reúne todas las variables del medio ambiente, y las prepara para que todo sea perfecto y de ensueño. Es imposible que algo falle, tienes todo para desconectarte de la rutina y el caos cotidiano. Playas con todas las tonalidades posibles del azul. Arena que parece harina. Cielo azul que en pocas ocasiones permite que pase alguna nube. Seguridad, orden, limpieza, hospitalidad, honestidad y tranquilidad. Un jodido paraíso a solo 45 minutos de aquí.

Venezuela nos ha hecho un gran daño: nos hace ver ridículos cuando viajamos a algún país donde se le brinda al ciudadano seguridad y respeto a la vida. Nos dicen con insistencia que podemos caminar tranquilos en la madrugada por donde queramos, que salgamos a pasear por la isla. Nosotros ponemos cara de pendejos y pensamos que se están burlando de nosotros. Paseamos y vemos un carro estacionado con el vidrio abajo y nos sorprende que el dueño haya sido tan imprudente y desconsiderado con su automóvil. Los que están a nuestro lado en la playa son unos ingleses, ellos dejaron sus bolsos, cámaras y zapatos abandonados en la arena; caminan por toda la costa, regresan a la media hora sin preocupación alguna, encuentran todos sus bienes materiales como los dejaron. Nosotros nos metemos al agua y amarramos todo a un tronco que está enterrado en la arena. Luego nos ponemos a nadar y a relajarnos, pero de forma involuntaria volteamos a corroborar que nuestras cosas siguen ahí a cada minuto. Qué idiotas nos vemos. Nosotros nos sorprendemos por poder caminar por las aceras luego de tomarnos un café a las 11 p.m.; por poder bañarnos juntos en la playa y no tener que turnarnos para cuidar nuestras pertenencias; por ver a un hombre mayor que persigue una servilleta que se le voló de la mesa con la fuerte brisa, y no descansar hasta capturarla y echarla a la basura.

Sí, todo eso y más nos sorprende; y a ellos les sorprende que a nosotros nos sorprenda.

Pero uno se acostumbra rápido a lo bueno, así que no tardamos mucho en relajarnos y librarnos de la paranoia que nos acompaña desde que nacimos en Venezuela.

Allá los choferes se pelean por ver quién es el que dará primero el paso al peatón; frenan apenas ven que pones un pie en el asfalto, te hacen cambio de luces para que pases con confianza. Aquí se arrechan cuando tú te atraviesas caminando con calma por tu línea de peatón, con la luz roja para ellos; te lanzan el carro y buscan volarte la rodilla con el parachoques. Luego te mentan la madre por haberles hecho bajar la velocidad.

No logro entender a los chovinistas intensos. Por ahí hubo uno que me dejó un comentario, cuestionando el que prefiriéramos gastar nuestro dinero vacacionando en el extranjero y no en Margarita, “La perla del Caribe”, como él la llamó.

A él le respondo: sí, amigo, preferimos tajantemente gastar nuestros ahorros en Aruba. En la actualidad Margarita es conocida como “perla del Caribe” únicamente porque ofrece al mundo un cúmulo de perlitas y joyas que esperan ansiosas la llegada de los turistas para robarlos; no importa si el turista es del mismo país o extranjero. Si tú vas con tu pareja a Playa El Agua, sería bastante osado y retador que ambos se bañasen juntos, dejando tus pertenencias solitarias en la arena. En Margarita no te perdonan ni la toalla de Tazmania. Ya hasta aplican una modalidad en la que no importa que esté toda la familia sentada tomada de manos agarrando sol y protegiendo sus posesiones; de repente viene corriendo una horda de malandros playeros en chancletas que van arrebatando lo que encuentran a su paso, lanzando coñazos al que se resista y dejando la mandíbula de todos dislocada de susto y sorpresa. Un maldito tornado hamponil fuera de control, que se lleva hasta el hielo y el Coppertone.

Por consiguiente, mi estimado amigo, sería un temerario masoquista si escogiese a Margarita, pudiendo costear en esta ocasión a Aruba. Tíldenme de apátrida o de sifrino, pero viajar es sumamente costoso para estarle regalando mis ahorros a una cuerda de irracionales parásitos que no saben vivir en sociedad.

Además, una semana en el Laguna Mar, en Margarita, cuesta aproximadamente unos diez mil bolívares. Yo lo siento mucho, pero yo prefiero poner dos mil bolívares más y pagarme el hotel en Aruba. Y eso es si calculamos a dólar negro, porque si tomamos el oficial, me sale más barato salir del país. Margarita ya es Caracas, solo que con playas. Allá la delincuencia usa bronceador y cholas Crocs; acá franelilla y botines Nike.

De igual forma eres libre de seguir defendiendo revoluciones. Te felicito por el patriotismo acartonado. Yo no apoyo lo nacional por racionalizaciones estúpidas: yo apoyo lo bueno y punto, venga de adentro o venga de afuera; y critico lo malo, sin importar su origen. Sin embargo, tienes total libertad de preferir a tu “perla del Caribe”; quiérela y disfrútala, pero no olvides llevar una unidad de Transvalcar para que te escolte y cuide tu cava mientras te bañas con tu pareja.

esto-fue-aruba

Pero, Aruba, en parte tú también me has hecho algo de daño. Me escupes de vuelta a la rutina, al caos, al ruido, a la viveza criolla, a la inseguridad y la supervivencia. Me dejas con una nostalgia colosal. Con un centenar de momentos que no dejo de rememorar y extrañar desde que llegué. Me diste una semana completa de paraíso para disfrutar con Elena, sin limitaciones, sin necesidad de tener la guardia en alto. Nos obligas a reunir, a pasar un año nuevamente detrás de un escritorio. Los momentos inolvidables generalmente son los costosos, pero vaya que valen lo que cuestan.

Hace dos semanas nos encontrábamos caminando llenos de emoción, disfrutando de nuestro primer día en la isla; hoy, en cambio, cada uno está en su casa alistando lo que será llevado de almuerzo para el trabajo. Luego pondremos la alarma que sonará a las 5:30 de la mañana. Y antes de dormir, tan solo nos queda recordar.

Gabriel Núñez

Etiquetas: , , , , , ,

  • Acerca de los últimos párrafos sobre Margarita vs. el exterior: objetivamente, sacando cuentas, sale más económico viajar pa’fuera que hacer turismo en el país. Esa es la magia de CADIVI.

  • Awwwww. Este ha sido el mejor viaje que he hecho en mi vida hasta ahora y qué risa cómo lo describes. Una vez más: te botaste; ya saldamos esa cuenta pendiente de Chichiriviche, estás totalmente revindicado. Gracias por tan buenos recuerdos, chico.

  • Me gusta mucho este post. Vengo leyendote desde hace algunos meses atrás y hoy fue que me animé a postear un comentario. sigue así haciendo estos posts llenos de mucha descripción y una excelente narrativa. 

    • Anónimo

      Gracias, Jorge, qué bueno que te animaste y que disfrutas de este espacio. Comente de nuevo cuando guste, no sea tímido. Saludos.

  • A mi madre se le salieron las lagrimas al volver de margarita la primera vez que fuimos, porque fue una semana tranquila, placentera, distinta, cuando todo era positivo, me imagino  volver después de una probada del primer mundo. Bienvenidos jeje… ,,/

  • Susanagarcia24

    Yo estoy planeando irme de vacaciones  con Ezekiel a la mitad del mundo Ecuador… allá la habitación mas lujosa en un hotel como el Hilton, me sale mas barato que la habitación mas barata del Alba Caracas, prefiero ir obviamente irme de viaje a otro país.  

    • Alfirio

      Susana, Elena, Gabriel, Estuve en Quito y es una maravilla de precios, de paisaje, de clima, de historia y de buen trato, satisfacción 100%  garantizada y Cadivi se porta muy bien con los países “panas”. Podría ser perfectamente la próxima luna.

      • Susanagarcia24

        Si, por eso lo puse en la mira, estuve viendo precios, es perfecto y sigue saliendo mas barato que ir a Margarita!.

  • Me alegra que la pasaran tan bien… es imposible no comparar, en especial cuando esta isla esta tan cerca de nosotros. A veces solia pensar por que nosotros no podemos tener esa paz y ese civismo que ellos tienen? por que tiene que ser eso tan dificil? Yo en lo particular tire la toalla y me vine a Canada, en donde se respira lo mismo que has descrito, solo que aqui en vez de iguanas lo que hay es ardillas, ositos polares y cuando la temperatura este en cero es perfecta porque no hace ni frio ni calor…. Si les gusto el Maple con mucho gusto les mando una botella para que preparen las tostadas… Saludos,

    • Anónimo

      El maple me gustó mucho con las tostaditas, Luis. ¿Saldrá muy caro el envío? =O
      El frío en Canadá pega durísimo cuando se lo propone, he visto muchas fotos y se congela hasta el escupitajo en el aire, jaja. Pero primer mundo total.

      ¡Saludos y gracias!

  • Verga que brutal el post Gabriel. Realmente me hizo transportarme hacia Aruba. Bueno pero de estas experiencias está hecha la vida y pues poco a poco vendrán siendo más frecuentes. Saludos mi pana.

  • interesantes anecdotas felicitaciones a los dos por su viaje, pense que extrañarian el cangrejo en el cuarto o la picina 🙂 , espero visitar esa isla pronto, venezuela tiene maravillas pero un poco la cultura del vivo la educacion y la inseguridad han mermado la calidad de servicio, que daño nos ha hecho el petroleo, si nuestra economia se basara en el turismo otro gallo cantaria.
     ¿ es sifrino y apatrida querer conocer otros horizontes? es triste que algunos piensen asì, en este mundo globalizado de hoy la vida es una sola.
    saludos desde el otro lado de la moneda.

  • Hace tiempo que no veo nigu

  • Excelente post!!! sin duda, yo amo a mi país, pero lamentablemente a consecuencia de la apatía y la desidia estamos muy lejos de poder explotar nuestro turismo de esa manera, y lo mas triste teniendo todos los recursos…

  • Guillermo

    He leído todos y cada uno de los artículos que publicas. En todos me he reído muchísimo. En este caso, pasé de la risa a una profunda nostalgia y decepción. ¡Cuanto hemos perdido en este país por culpa de la ignorancia! Lamentable. Yo casi no salgo de vacaciones, pero sin duda que cuando lo hago es al exterior. Apátrida es aquel que traiciona los valores de la patria que fue fundada y no hay mayor apátrida que un chavista.

  • Ahora me quiero ir a Aruba 🙁

    • Anónimo

      Planifique y móntese en ese avión. Vale cada bolívar empleado. ¡Saludos, Dani!

  • Julio

    Tiempo leyéndote pero rompo mi himen al escribir por primera vez un comentario: de verdad que bien descrito está todo. He tenido la posibilidad de viajar con mi familia fuera y dentro. No hay un punto de comparación; salvo que, estás viajando. Sólo ese. Porque en trato, precio, seguridad, disponibilidad, atención, y hasta en variedad, tenemos mucho que aprender acá en Venezuela. Tenemos los mejores paisajes con lo peor de todo. De verdad te felicito por  atreverte a compartir con nosotros todas las vicisitudes de tu viaje con Elena. Sin duda, mejor que como lo pasaron en Chichiriviche.

    • Anónimo

      Gracias a ti, Julio. Ya con el himen roto, puedes comentar nuevamente cuando gustes, pasará más fácil la cosa, jaja. El viaje a Chichiriviche pasó a ser un vago recuerdo; es un ratón en una ferretería.

      Saludos y gracias por la lectura desde hace tiempo.  

  • Marialejandra

    Me encantó, ya tengo ganas de visitar Aruba. Y morí de risa con el cuento de Elena jajajaja.

    • Anónimo

      Planifícalo, Marialejandra. Es un jodido paraíso.

  • andres

    Ojala todos pudieran comentar con la lógica e inteligencia que describes, a veces es preferible ahorrar y gastar mas en otro lado y realmente disfrutar, que pasear por nuestras bellezas Venezolanas, que ahora dan tristeza de viajar debido a lo que vivimos diariamente, además el mundo es demasiado grande como para viajar solo en tu país, me alegra que se lo hayan tripeado. Yo viaje a Panama hace poco, comi del carajo , gastamos mucho menos y conocimos muchas vainas depinga y la atención de gente calida.   Estos recuerdos son los que te hacen sobre llevar el vivir diario..

    • Anónimo

      En Panamá la gente es muy atenta y simpática, como dices. He ido dos veces para ese país y uno la pasa muy bien. La comida es muy barata, allá como el doble en todo; y por supuesto, ropa, zapatos y algo electrónico, es obligado, jaja.

      “Estos recuerdos son los que te hacen sobre llevar el vivir diario.. ” Tal cual, pana.

      Saludos.

  • Yuritt

    Muchachos, de verdad, que increíble como hacen que se sienta nostalgia de algo que no ha pasado en la vida de muchos de nosotros. Excelente manera de hacernos ver algo que muchos no hemos vivido. De igual manera, me da muchísima tristeza caer en la poca calidad de vida y el bajisimo nivel mental que la mayoría de personas que conforman nuestro país, posee. Mas allá de un gobierno, la basura que “tenemos” nosotros en la mente es la que nos hace estar cada día peor. Realmente me da muuuuuchisima tristeza. Anhelé aquello de bañarme sin estar pendiente de la llave de la habitación y la cartera (por aquello de que uno se lleva lo menos posible)… Excelente post Gabriel. Indudablemente

    • Anónimo

       Gracias, Yuritt. Como señalas: “Más allá de un gobierno…” 

  • Nahomi

    Es totalmente cierto lo de el daño que nos ha hecho Venezuela. Soy Venezolana y llevo un tiempo viviendo en Castellón de la Plana, una pequeña ciudad de España. Aquí todo es como debería ser. Conozco ese sentimiento extraño al pasar por un paso peatonal, ya que, los conductores como tu bien escribes te dan la prioridad que te mereces. Ya luego de 3 años me he acostumbrado a esta tranquilidad, a esta paz y a esta vida. En un mes vuelvo a Venezuela de visita y aunque estoy emocionada y ansiosa también me preocupa el hecho de que haya perdido facultades y no sepa como manejarme en el caos. Me alegro por tus vacaciones y espero que vengas muchas más.
    Saludos.

  • Perla

    Como me he reido con este post. Soy una nicaraguense viviendo en Mexico por razones de estudios y al llegar aca y todavia hoy al cruzar la calle corro. Entonces mi esposo me dice: Pero por que corres? Y pues corro porque toda mi vida he vivido en un pais donde la gente disfruta de echarte el carro encima. Igual al incio nos parecia tan divertido que los conductores del transporte publico nos dijeran cosas como: Buenos dias, que tengan buen dia, a la orden, que tengan lindo dia, etc. Esas cosas no se ven por alla…jajaja. La proxima vez se vienen a Mexico 🙂

  • Claudia Tortolero

    Mil felicidades a los dos, se ve que la pasaron genial, quiero unas vacaciones así con mi novio 🙁 …. Felicidades Gabriel, muy buen post. Elena, ¿por que no agarraste un poquito de bronceado? así yo veo a los demás bronceados mientras mi piel sigue tan pálida como la de un chino en cautiverio. Genial, chicos.

  • Abrah Nassiff

    POST VACIO

  • Abrah Nassiff

    Uff! Recuerdo mientras leo todo lo bueno que deje atras en las vacaciones, desde los puesticos de artesanos al lado de Señor Frogs hasta el cambio de luces que hacen los carros invitandote a cruzar tu calle con total tranquilidad, otra cosa sorprendente era que todos conductores, asi fuesen los gringos con sus Jeeps descapotables alquilados para sentirse mas salvajes y tropicales, todos ellos, usaban franela al manejar, no bebian mientras manejaban, la musica que tenian estaba a un nivel de volumen razonable… Es como si la vida agarra todo lo que odias ver, todo lo que te incomoda, lo revierte y lo pone en Aruba (supongo que en otros lados tamben, pero solo he tenido la oportunidad de ir a Aruba)
    La comida rapida de verdad es rapida, en Taco Bell tardamos mas pidiendo la comida que ellos entregandola, caliente, tostada y recien hecha, la verdad no se como hacen pero deberian enseñar esas tecnicas aca, que seguramente las enseñaron en algun momento, pero fueron olvidadas rapidamente.

    Lo malo de Aruba es lastimosamente que te vean y te pregunten en cuanto entras a una tienda “Venezuela?” para luego asignarte a un empleado para que vigile de cerca tus movimientos, ya que fuimos fichados como ladrones y estafadores en tiendas… De hecho en el tiempo que estuve alla, aparte de un choque en la via principal, las noticisa mas impactantes de todas fueron “Cuarteto de Venezolanos Estafan Tiendas” y “Grupo de Venezolanos hurtan en Playas” ahi fue cuando me di cuenta que, o hay joyitas que con sus ingresos constantes en Margarita, reunen y viajan a Aruba o que no solo las joyitas roban. Aparte de esto, en el hotel donde me quedaba, habian parrilleras, los gringos llegaban, la prendian, ponian su carne, esperaban pacientes al lado y se la llevaban cuando estaba lista, al segundo dia de estar en el hotel, escuchamos gritos, risas y musica proveniente de las parrillas, escuchando palabras como “Webon, Mamaguevo, Marico”, pues eran venezolanos en las parrillas sentados con cava, cornetas y cervezas, con un gran bastimento de comida por poner en la parrilla, mientras unos comian al lado de las parrillas otros relataban al puro tono maracucho, gritao, lo bueno que estaba la carne. Ese mismo grupo fue el que se quedo en la piscina mucho despues de la hora limite, riendo junto al personal de seguridad mientras este le pedia que se retiraran, pues los venezolanos con su alegria de siempre, lo tomaban como una broma y seguian en la piscina.

    Muy buen post como siempre, primera vez que lo leo por web y me encuentro con esto de comentarios :O pasare por aca mas seguido

    PD: en la 7ma foto, el anti-cristo reposa entre ustedes (reja blanca con sol, cruz volteada)

    • Anónimo

       Lamentable eso que dices de esos venezolanos jodiendo en la isla. Allá presenciamos como dos parejas con una anciana (venezolanos también) dejaron tirado un pote de agua en la arena. Fui y lo recogí. Por eso insisto en algo: Chávez tiene una buena tajada de culpa del pobre y violento país que tenemos, pero un interesante porcentaje es culpa de la población. Creo que aquí puede venir el presidente que venga, pero ya este país se fue a la mierda desde hace rato.

      Buen observador, carajo, con lo del anticristo, jaja.

      Saludos.

    • Jaja qué risa lo del anticristo, xD
      Y qué mal esas historias de nuestro gentilicio; me dan pena ajena, tal cual la misma pena que me dio cuando esos venezolanos dejaron (casi que apropósito) su basura en la playa: coño, la playa es hermosa, ¿por qué venir a joderla así? 

      Yo quedé enamorada grave de Aruba, fue un lugar perfecto.

  • Rhonny González

    Que genial este post. Ya me dieron ganas de ir… 

  • Andres

    Estaba pensando en ir d viaje para aruba y despues de leer tu escrito, mis ganas se incrementaron x 1000. Solo me queda una duda ¿de verdad no recomiendas ir solo? 
    La verdad es que estoy cansado del dia a dia y me gustaria desconectarme de todoy de todos…y ese paraiso arriba descrito creo que podria ser la solución. Lo malo de viajar fuera del pais es el tremendo golpe que te da la realidad al ver un mundi civilizado, a años luz del pais en el que vivimos, siempre me deprime regresar.

    • Anónimo

      Lo de no ir solo era exageración mía, jajaja. Por supuesto que puedes ir solo para la isla, y garantizado que te relajarás como jamás lo has hecho. Es más, yendo así en plan Soledad Bravo, tienes un chance de ver si alguien del primer mundo se enamora y te logra rescatar legalmente de este país. 

      Aruba es una opción perfecta para que te desconectes. Si compras pasaje, avísame y te informo algunos sitios o momentos que debes cazar.

      Saludos. 

  • Es impresionante la neurosis que da el salir del pais a un destino como ese, cuando fui con mi esposa a Isla Grande en panamá, me sucedio lo mismo, estar pendientes de los bolsos y las demas cosas, pero alla resulto que la gente fue amable y hasta un paisano me invito una botella de whisky, en fin; todo lo bueno se acaba cuando regresas a la realidad de tu pais, realmente una lastima, pero coincido contigo. Me gusta lo bueno aunque sea de otro pais y punto.

    Buen Post!

  • abi

    todo muy bien! lo único que no les perdono es no haberme llevado! jajajaja

    • Anónimo

       Jajajajaja…

  • luis_came

    excelente, como siempre

    que triste lo de nuestro pais, pero la verdad creo que a la gran mayoría ni le importa…

  • Ledyst

    Excelente ese contraste entre hacer turismo en el interior del pais, o en el extranjero. Es un tema de larga data, yo siempe concluyó que para hacer una inversión y pasar malos ratos, prefiero hacer prácticamente el mismo gasto, y pasarla genial en el extranjero, y más si es con tu familia, excelete post.

  • Abraham

    Excelente post hermano, admiro de verdad tu talento para redactar y transportar a los lectores (tanto que me dio pena usar abreviaciones al escribir, jajaja).
    No le habia dedicado mucho tiempo a pensar que tanto mas economico salga un viaje dentro del pais en cuanto a un viaje al exterior, normalmente aprovecho mis vacaciones para ir a margarita ya que naci alla y mis padres viven alla al igual que gran parte de mis amistades, pero seguro tendre mas en cuenta para la proxima ampliar un poco mas mi horizontes y dedicar mis ahorros a costear un destino un poco mas placentero y fuera de nuestras fronteras.
    Por otra parte, encuentro muy interesante lo que has logrado con este blog y sus publicaciones, le he mostrado tus videos y posts a muchos de mis amigos y todos coinciden conmigo en esto.
    Un saludo para ti y elena, muchos exitos y sigan asi. Un abrazo.

    P.D.: sigo esperando la continuacion de los videos de standvidcomedy, que paso con eso? cuando vemos el nro 28? jaja. saludos.

    • Anónimo

       Gracias por tus palabras, Abraham, un honor que disfrutes este blog.

      Sin dudas, te recomiendo que vacaciones fuera del país; no solo es más barato en ocasiones, sino que te darás un respiro de la inseguridad de nuestro país y conocerás otras culturas. Saludos a ti y tus panas, gracias por compartir mi página.

      Estamos de vacaciones con los SVC. De todo un poco interfirió con su pausa larga: depresión, frustración, desgano. Esperemos que algún día regresemos con eso.

      Un abrazo.

  • clus

    me parecio excelente

  • vic


    Tíldenme de apátrida o de sifrino, pero viajar es sumamente costoso para estarle regalando mis ahorros a una cuerda de irracionales parásitos que no saben vivir en sociedad. ” es exactamente lo que yo pienso que se vayan al carajo los que se la dan de patriotas y son demasiado ciegos para ver lo mal del país jjajajaj lo de la toalla de tazmania que risa con eso muy fino el post ya estoy esperando a que Elena edite el video para verlo y reírme un ratico con las locuras de ustedes.   

  • Joseluistd

    He comentado algunas veces pero esta vez me anima la elegancia de tus palabras al referirte a Elena, aunque tu humor es ácido, esta vez haz sido muy caballeroso con su ebriedad y muestras una faceta de humor familiar que te introduce en otro terreno y te acerca tal vez a otro público.

    Por más que nos gusten tus escritos bizarros, los seres especiales merecen nuestra consideración y creo que haz escrito un buen artículo familiar.
    Desde la esclavitud de un salario y mirando al horizonte de un futuro que represente un pequeño paso para un hombre (Aruba) y un gran paso para el mismo hombre (nunca he salido del país), me despido no sin antes decidir no ir a Margarita…

    • Joseluistd

      Ups! se escribe “has” creo no voy a poder humedecer algunas vaginas…

    • Anónimo

      Hola, José Luis, gracias por tu comentario. Buen señalamiento haces con lo de que me acerca a otro público. A veces este infame blog proyecta la imagen de un patán, arrogante y enfermo sexual que sabe de ortografía. Eso es por estos lados, pero en mi vida personal, tengo mi corazón como todos, sufro, padezco, lloro y amo, jajaja.

      Salir del país es una experiencia única. Aplaudo tu decisión de no ir a Margarita. Ánimo y hazlo posible.

      Saludos, yo me encargo del error; la idea es que tú también humedezcas algunas 😉

  • Laurabmr

    Viajar es uno de los mejores placeres y a un sitio que te puede brindar la seguridad que no hay aquí, son palabras mayores…

  • Patricia1_t

    Primera vez que leo este post y me pareció tan bueno que tenia que escribir algo…*.* 

  • Anghely

    muy buena anécdota.. casualmente visitaré Aruba y nuestro hospedaje será en el Holiday Inn… ahora estoy mas entusiasmada..!!

    • Anónimo

       Sáquele provecho a ese hotel, ¡vaya hasta al gimnasio, carajo!

  •  Casi lloro con esto, de verdad, fui a aruba el año pasado y comparto exactamente los mismos sentimientos que tu con la isla, lo primero que me fije al llegar es que la placa de los carros dice a “Happy Island”, y la verdad que no hay mejor manera para describirla, tambien al principio me costo adaptarme a la perfección del lugar y volteaba como un guevón a revisar si no se habian robado mis cosas en la playa y a cada rato le preguntaba a los locales ¿estan seguros que no roban? y me miraban como loco y me decian ¿venezolano? ¿Chavez?
    pero una vez que te adaptas y sabes que estas en el paraiso sientes como si te liberaras de toda vaina y el estress se va totalmente a la mierda y descubres lo que es realmente la felicidad y la tranquilidad.
    Pero es verdad, no es facil despertar del pais de las maravillas y de ese ja ja mundo una vez que regresas a la triste realidad caraqueña, de hecho ya cuando pasas a territorio venezolano  y desde el aire vez el ranchero de la guaira sientes como si te quitaran la vision HD de un plasma arrechisimo y te pusieran un televisor cuadrado con antena y una vez que aterrizas en maiquetia ya todo es un peo, que si con las planillas, las maletas , la declaracion de impuesto, la cola para subir a caracas, “la sensacion de inseguridad” etc.  Luego volver a la rutina y saber que no te volveran a tratar amablemente es como para llorar, y no porque Aruba sea arrechisma,  si no que porque aqui no queremos serlo.

  • Alex

    Buenísimo el relato (al igual que
    sus videos en youtube) gracias por compartirlo. Y eso es cierto cuando uno sale
    de Venezuela ve con tristeza en lo que se ha convertido y la paranoia en la que
    vivimos día a día. Yo viaje a Bogota a mediados de este año, es una ciudad a la
    que Caracas le llevaba una ventaja desde muchos puntos de vista hace mas o
    menos 15 años y ahora a pesar de sus problemas es en lo que debió convertirse
    nuestra querida capital en algún momento. Bogota para mi es una ciudad
    pujante, con mucha inversión, ordenada, bastante limpia, con el trafico controlado incluidos los motorizados,
    con una seguridad bastante buena y cabe mencionar aparte que a donde fui en mi
    tiempo de permanencia: tiendas, restaurantes, clubes, parques, etc. el trato
    siempre fue cordial, educado y extremadamente amable.

     

    Saludos y espero seguir leyéndolos….

  • Alex

     Buenísimo el relato (al igual que sus videos en youtube) gracias por compartirlo. Y eso es cierto cuando uno sale de Venezuela ve con tristeza en lo que se ha convertido y la paranoia en la que vivimos día a día. Yo viaje a Bogota a mediados de este año, es una ciudad a la que Caracas le llevaba una ventaja desde muchos puntos de vista hace mas o menos 15 años y ahora a pesar de sus problemas es en lo que debió convertirse nuestra querida capital en algún momento. Bogota para mi es una ciudad pujante, con mucha inversión, ordenada, bastante limpia, con el trafico controlado incluidos los motorizados, con una seguridad bastante buena y cabe mencionar aparte que a donde fui en mi tiempo de permanencia: tiendas, restaurantes, clubes, parques, etc. el trato siempre fue cordial, educado y extremadamente amable.

    Saludos y espero seguir leyéndolos…

    PD: Por favor borren el anterior que salio descuadrado.

  • Daysitam

    Como me rei con tu relato, y todo lo que colocas es verdad, lo acabo de vivir…….

  • Thais

    Hola!, voy a viajar con mi hermana para Aruba, me gusta lo que escribiste y me encantaria que me dijeras que lugares son buenos para comprar…y donde fue que compraron los perfumes?, gracias!

  • ZULY

    Excelente post….de verdad creo que viaje mientras leia….voy a celebrar mis 50 años en aruba, y voy a pedir la mismita habitacion….Felicidades la redaccion me atrapo desde el principio, full Criollo y yo si me voy a gastar mis reales en aruba.

  • Dora Ocanto

    Hola!! Que sorpresa cuando estoy tan entretenida leyendo y me percato que fuiste tu! Excelente relato

  • zoilyn

    muy bueno tu post! dentro de un mes me voy a aruba de luna de miel (luego de 1 año de casados) con mi esposo. espero poder disfrutar!

  • Alixia Alfonzo

    Increíble que este relato tenga 2 años, yo acabo de llegar de Aruba y todo sigue tal cual lo describiste, hasta quería llorar de tristeza cuando un motorizado se detuvo para darme paso, aquí si no te apartas, mínimo te fracturan una pierna, el comportamiento del venezolano en el exterior es incólume, en su país, es incalable. en el viaje de regreso, las personas se pararon de los asientos del avión (cual autobús, pues), para tomar el equipaje de arriba y ni siquiera se había detenido el avión, el piloto tuvo que hacer un llamado de atención para que la gente se sentara y esperaran la orden de poder abrir el cinturón, dio un frenazo para demostrar el peligro y la gente se asustó y se sentó, yo me pregunté:¿será el ambiente el que hace que nos portemos bien en un pais de visita y en el nuestro somos de lo peor? no entendí. y muy de acuerdo contigo, sale mejor el viaje para afuera que para algún destino parecido aquí, aparte de la seguridad a toda hora, simplemente, no tiene precio. Eso que cuentas de ir a la playa y voltear cada 30 segundos a ver que no te han llevado tu ropa, es inevitable, jajajajaja, si van no dejen de hacer el recorrido desde el faro hasta baby beach, se van parando en las playas que quieran y se dan un chapuzon, alquilando carro, claro, es mejor, recorres la isla en 5 horas haciendo esta travesia, con el mapa en mano y si tienes GPS, es el mejor aliado del viaje, disfruten.

  • Carlos Reyes

    Excelente Articulo, estaba buscando información de Aruba y me encontré con esto. Saludos.

  • dory

    es sorprendente como los venezolanos no solo queremos salir de Venezuela porque de verdad Venezuela es única yo la definiría como “depinga” saben, esa partida de domino así sea miércoles, la cajita de cerveza, el patio de bolas y la música llanera sino el perreo de los carajos de ahora… pero ahora lamentablemente lo único que sabemos decir es coño e la madre no joda, cola hasta para comprar una caja de cerveza… si no es porque ponen ley seca los días feriados.. pero bueno a parte de todo lo que pase en nuestro país lo queremos pero nada como escapar un día y viajar.. así que tomare tu consejo me voy Aruba por una semana a ver si baja el trauma porque hasta el boleto, el pasaporte y la tarjeta de vaina que no la meto en una caja fuerte no valla a ser que antes de viajar me roben.. y el día del viaje andaré pendiente no salga un choro porque sino… jajajajaja… excelente historia la tuya buscando información de a donde viajare este año (saben buscando platica) encontré esta información. y te apoyo en expresar libremente tu opinión porque todos somos libres de opinar de lo que vivimos…

  • Stephanie

    Que bonito escribes! Soy de Perú. Toda la semana pedí cotizaciones para ir a Aruba con mi enamorado. Estuve dudosa porque los precios son elevados, pero luego de leer lo que has escrito nos vamos de todas maneras! Vamos a disfruta hoy y gastar en lo que más feliz nos haga!
    Muchas gracias
    Stephanie.