Archivo de la ‘Escritos Diciembre 2010’ Categoría

Balance General del año 2010…

Lunes, diciembre 27th, 2010

Ya faltando pocos días para cerrar el año procedo a presentarles el Balance General del mismo; no a nivel financiero, más bien de vida. Creo que es necesario realizarlo para que uno deje plasmado e inmortalizado si el año fue una real cagada, o si por el contrario resultó ser decente y extrañamente considerado con uno.

Por lo general, un año más para mí es sencillamente otra ridícula copia del anterior, un loop más de la dinámica rutinaria en la que uno participa robóticamente. Por supuesto, rescato momentos gratos con mis pocos amigos contados, familiares valorados y conocidos que estimo, pero, si debo ser franco y directo, debo decir que todos los años siempre me parecen lo mismo: una cantidad exagerada de días cargados de rutina esclavizante, con alguno que otro momento rescatable que te hace encontrar algo de sentido y lógica a tan macabro experimento, en el que uno, es la pobre rata moviéndose a merced de otros.

Debo confesarles algo: estoy sorprendido del 2010. Fue un año que comenzó burlándose de mí explayadamente, sin misericordia alguna. Ya con apenas 3 meses de comenzado, tenía varias travesuras del científico que controla el laberinto donde me muevo como escuálida rata: desempleo, cuenta bancaria agonizando, y mi novia de 2 años y pico me mandó pal carajo por MSN. Sí, bien optimista arrancaba el 2010.

A mediados de marzo todo fue tomando un giro inesperado. Caídas y más caídas de fichas de dominó, pero, todo de manera fascinante e increíble. Contar esa historia merece exclusivamente un post, así que, no me extenderé en esta oportunidad; de igual forma, en el siguiente informe de resultados del año 2010, podrán conocer muchas cosas positivas; algunas, consecuencias de esas fichas de dominó derrumbadas. (más…)

A todos mis visitantes de Herbalife…

Viernes, diciembre 24th, 2010

En esta navidad quiero mandar mis mejores deseos a todos mis consentidos amigos de Herbalife. Es para mí un honor contar con su fiel visita; un privilegio gigante el recibir sus hate comments, sus mentadas de madre, sus insultos y menosprecios a este humilde y perdedor servidor (calificativo que me regalan con insistencia en sus comentarios).

También les deseo un feliz año 2011, espero que continúen spameando el blog y, que las estadísticas sigan abultándose con las visitas de personas tan hermosas como ustedes.

En parte me entristece que estos deseos tenga que darlos por escrito; de veras que sí. Me provoca es ir a una de esas convenciones que ustedes realizan varias veces al año, en las que todos vestidos de verde, como un clan conservacionista, repiten y se dan palabras de aliento, comparten nuevas técnicas para timar más inocentes,  aplauden y reconocen a quienes se llevaron la cartera más pesada de pendejos que compraron el batido milagroso; en fin, intercambian anécdotas y vivencias:

─Hola, mi nombre es Juan, y es un honor para mí comunicarles que tengo ya 11 años vendiendo los excelentes productos de la compañía. Quiero decirles que desde que Herbalife entró a mi vida, todo cambió: rebajé 65 kilos, me curé del asma crónica que padecía, una artritis que me tenía al abandono se esfumó, pude resolver una disfunción eréctil que aniquiló toda mi juventud, dejé de ser pobre y se me quitó una depresión sin sentido que tenía por vivir con miedo en Venezuela. Todo, gracias a Herbalife. Confieso que me miran con lástima en la calle, por no decir asco. A veces me pongo a repartir volantes en las esquinas de mi país y noto como nadie me presta atención, es como si supiesen que detenerse a escucharme es sinónimo de perder tiempo y dinero. Me ven como un charlatán. Por eso me encanta compartir con ustedes tanto, amigos; adoro estas convenciones y conocer gente como yo, así… especiales. He aprendido mucho aquí; por ejemplo, ya en la calle sé hacer la lectura rápida a las personas, o sea, sé cuáles son potenciales personas sin criterio, que caerían redondito, sin mucho esfuerzo, tan sólo con unos 10 minutos de verborrea y monólogo confuso adornado con promesas de ganar mucho dinero y mejorar su vida.

Sí, amigos lectores Herbalifésticos, les repito, me llena de nostalgia no poder estrechar mi mano con muchos de ustedes, ver mi rostro de emoción reflejado en las chapas blancas que cuelgan de sus camisas, compartir conversaciones reflexivas, críticas y profundas; como las que un evangélico pudiese mantener por horas sin hablar de Jesús e intentar venderme su discurso pregrabado lorísticamente.

Máxima de vida: no discutas jamás de política ni religión con un fanático; menos de Herbalife si éste ya fue sodomizado por la magia del batido placebístico con aportes nutricionales de estupidez a chorros. Discutir con un fanboy de esta especie es como pedirle a un mototaxista que no se coma la luz roja; como pedirle a un manco que se masturbe: algo totalmente inútil.

No importa, me niego a dejar pasar esta fecha tan pura y sagrada por debajo de la mesa, sin decirles cuánto los quiero. Reciban un gran abrazo de mi parte; ya saben, los espero en el 2011 en este blog: quiero sus insultos, berrinches, pataleticas de bebé con las nalguitas cagaditas y argumentos soportados con palillos de dientes;  es necesario para mí leer todos esos comentarios histéricos cuando se dan cuenta que no compro el aserrín con talco que ustedes venden.

Saludos, mis profetas con chapa, se les quiere.

Gabriel Núñez

Sexo y música…

Martes, diciembre 21st, 2010

El sexo y la música se llevan perfectamente bien. Si valoras la grandeza de la música, considerándola una fiel y poderosa compañera en tu vida, entonces debes mezclarla con el cuerpo desnudo y sudado de tu pareja: arrinconarás a todos tus sentidos, les caerás a latigazos de estímulos, serán  tu Xica Da Silva personal, crearás inmortales y exquisitas asociaciones; las canciones serán las mandamases, las cómplices inocentes enfermas de vouyerismo que, desde una corneta, se masturbarán mientras ven como dos personas se devoran apasionadamente permitiendo que sus genitales libren una rítmica y titánica batalla de fluidos.

Sí, el sexo y la música se llevan perfectamente bien.

La vagina de la esposa de Humberto…

Domingo, diciembre 5th, 2010

No es que Humberto haya cambiado su conducta luego del matrimonio. No, para nada. Se debe señalar es a la mentira andante de Daniela, que gritaba a los cuatro vientos cómo guardaba su virginidad exclusivamente para cuando se casara con su novio, ocultando que, en una noche de copas con unos amigos, totalmente desinhibida y borracha, fue llevada por ellos a un hotel, donde gritando de placer y excitación descubrió todo el paraíso de carne, orgasmos y fluidos del que se había privado todos estos 26 años.

Daniela luego de esa noche prefirió no volverle a hablar a sus diligentes amigos. Más fuerte era el sometimiento de un fanatismo cristiano impuesto por su padre, por lo que, de llegar a enterarse de tal aventura, posiblemente hoy la agraciada joven estaría muerta a manos de él.

Los días posteriores a la célebre liberación de pulsiones de Daniela fueron un infierno: horas de masturbación día tras día, encerrada en el baño de su cuarto, rememorando una y otra vez como la lengua de uno de sus amigos ponía su clítoris a temblar desenfrenado de locura. Fue lo que más le excitó esa noche; nunca había visto a alguien comerse algo con tal ahínco y satisfacción: literalmente le devoraron la vagina.

Por supuesto, la recién nacida doble moral de Daniela no le permitió confesar la verdad a Humberto, su novio formal desde los 17 años. Ya un poco desencantada de la triste hipocresía de la virginidad, ante una religión en la que ya no creía absolutamente nada, comenzó a presionar a su pareja para concretar los planes de boda; Daniela sabía, que era el boleto para irse de su casa, sacudirse al dictador de su padre y poder finalmente ser penetrada por el nunca usado y aún virgen pene de Humberto. (más…)