Archivo de la ‘Escritos Julio 2010’ Categoría

Mi pequeño parásito…

Lunes, julio 12th, 2010

Tener a un ser vivo dentro de tu cuerpo. Titánico argumento usado por la mujer durante décadas de existencia en discusiones, tumbando por completo los intentos de demostración de fuerza y tolerancia al dolor del sexo masculino. Nos hacen ver como niñas desnutridas y lloronas, pidiendo a gritos que nos pongan una curita rosada por una cortada en el dedo. Demandante tarea, situación extrema que pone a prueba la capacidad contráctil de todas las fibras musculares que habitan en el cuerpo. Sensación de pesadez, de invasión, de movimientos torpes en cámara lenta. Globos oculares que se asoman enrojecidos, sudados de lágrimas, clamando por piedad al aire, ya que, tu dolor no podrá ser suavizado por nadie.

Puedo entenderlas claramente. No porque lo imagine, o porque vea la roncha que pasan cuando deben asistirlas hasta para despegar del suelo un pie aplastado por un muslo con diámetro superior a los de un tronco. Las comprendo, les doy una palmada en la espalda de apoyo y solidaridad, tan sólo, porque dentro de mí, crece un hermoso, saludable y misterioso ser vivo. Una diminuta criatura con simpáticos movimientos ameboides, como si fuese una medusa en el mar intestinal de mi cuerpo. Es una ameba, un pequeño organismo unicelular que se pegó como una sanguijuela en mi intestino, haciendo de las suyas con muchas travesuras, alegrándome la vida, regalándome su sonrisa, su compañía incondicional a todo momento.

Es un parásito malcriado, fanfarrón y dominante, con movimientos sensuales y sugerentes. Camina en mi interior libremente, a su antojo. Gracias a su citoplasma extendido pasea en busca de nutrientes, robándome comida, debilitándome. Es un ladrón que no sufre del remordimiento, no siente una pizca de lástima ni respeto hacia su dueño, yo, su padre indirecto. Abraza en su vacuola digestiva lo que le provoca, tiene una dieta bastante amplia; sin embargo, ha dado muestras de inclinarse alegremente por la comida picante y las papas fritas de McDonald’s bien saladas. (más…)

Miserable…

Sábado, julio 10th, 2010

En noches como la de hoy me siento un completo miserable. Mis escasas cualidades y virtudes las veo insignificantes, diminutas y paupérrimas; mis defectos, frustraciones y debilidades son jodidamente multiplicados, colosales y asqueantes. En una condición opuesta a la actual, tampoco es que presuma de una gran seguridad y alta valoración, pero, al menos mi cerebro está de mi lado, encontrándose atento y prevenido para actuar en cualquier situación de riesgo, asegurando en gran parte la estabilidad de mi sistema. En esta noche no. Esta noche soy un completo miserable, un experto en la materia, y a mi cerebro, de un momento a otro, le pareció acertado y divertido darme la espalda, sacar lo carajito que lleva por dentro y jugar a burlarse de mí, restregando en mi cara las porquerías que defecan mis demonios internos. Bien, masa estúpida, muérdeme la mano, suelta tus carcajadas, disfruta tu noche de superioridad, vuélveme mierda. Mañana será otro día, nos veremos las caras en igualdad de condiciones, pelearemos con las mismas armas, y correrás como una niña llorando. Hoy, tú ganas, eres el poderoso; yo, un gran miserable hundido en los escombros del pensamiento.

Gabriel Núñez

Julio: mes aniversario del blog…

Viernes, julio 2nd, 2010

Pues sí. Hace unos días me metí a escribir en el blog y pude llevarme la sorpresa de que mi archivo de entradas ya cumpliría su primer ciclo de 12 meses. “Con Ida y Vuelta” está cumpliendo su primer año al ruedo. Todo inició a mediados de 2009, cuando tomé por costumbre visitar blogs venezolanos, tomándole el gusto a ese toque personal e íntimo que la persona podía establecer a su antojo en un espacio en la web.

El blog al comienzo resultó ser una suerte de experimento personal; quería exponer mis pensamientos, gustos e intereses, pero tenía mis dudas y me preguntaba al mismo tiempo: “¿A quién coño le pueden interesar, Gabriel?”. De igual forma, dejé la neurosis y, pasado un par de meses decidí abrir este blog. Confieso que al comienzo con un poco de recelo escribía en él; muchas veces autocensurándome y lanzando a la “papelera” los escritos. Con el paso de los meses fui soltando un poco los dedos en el teclado, entrando en confianza, sin preocuparme mucho en si los textos que escribía gustarían o no, consolidando así el estilo propio que actualmente posee el blog. Otro aspecto que decidí implementar, por la misma confianza que fui adquiriendo, fue el compartir un poco más mi lado íntimo; tanto así, que alguien que no me conoce, tan sólo con leer el blog y unir pequeños retazos de mis palabras, puede darse una idea de mi personalidad y someramente descubrir mi forma de pensar.

Sí, he recibido insultos y mentadas de madre del gremio que rinde culto apasionado e incondicional a Herbalife; sus comentarios bombardean mi correo, pero, aun así está el otro lado de la moneda, personas que comentan ya sea en el blog, twitter o hasta en persona, dando el feedback de que han disfrutado o reído con algún escrito o entrada. (más…)

Grata sorpresa: un escrito mío publicado en el periódico "Urbe"…

Viernes, julio 2nd, 2010

Click en la imagen para ampliar

El semanario Urbe está de fiesta, cumple 15 años haciendo lo que le da la gana; pero en vez de darles yo a ellos una sorpresa por su aniversario, resulté yo el sorprendido al abrir el semanario hace dos días y ver mi escrito “Quiero copular con tu cerebro”, impregnado en tinta negra, con un gran título resaltando en el papel, luciéndose orgulloso en una página completa. Qué de pinga ver cómo algo que sólo existía en un rincón de mi blog, escrito de la manera más humilde y sincera por mí, pueda llevarse al plano físico y callejero, siendo leído en una plaza,  salón de clases, vagón de Metro o carrito por puesto. Agradecido enormemente por esa oportunidad, ¡mayor sorpresa me han dado!

El Urbe en cuestión es el #692, que va del 29 de junio al 5 de julio de 2010. La portada es la que ven en la foto de arriba. El escrito salió en la página 31. ¡A comprarlo ya!

Click en la imagen para ampliar

Click en la imagen para ampliar

Si aún no has podido leer este escrito y deseas darte un paseo por esas líneas desde aquí, pues haz click al siguiente enlace: “Quiero copular con tu cerebro”