Archivo de la ‘Escritos Junio 2010’ Categoría

Sudor…

Miércoles, junio 30th, 2010

No recordaba que el sudor abundante del cuerpo de una mujer desnuda junto al mío era tan excitante y agradable; posiblemente es una invitación indirecta a cuestionarme qué elementos faltaban en la interrelación con parejas anteriores que impedían llegar a ese placentero y paradisíaco nivel.

Gabriel Núñez

El otro día escuché una conversación bien marica…

Domingo, junio 20th, 2010

Puedo entender que siempre existirá en el mundo empresarial la competencia ciega entre empleados inseguros, la lucha de poder entre miembros de juntas directivas, la terquedad y necedad de personas que creen ser dueños de la verdad absoluta; todo eso lo puedo comprender, a pesar de no defenderlo y compartirlo, ya que, en dosis altas pueden comprometer la propia existencia de la empresa, bien sea ocasionando pérdidas millonarias o dejándola moribunda como un perro callejero recién atropellado en la autopista.

Puedo entender la desesperación de muchos y muchas por  vivir pensando toda su vida en la imagen que proyectan o en el cómo son vistas por los demás. Salen corriendo a participar en el interminable juego de las apariencias, haciendo las vainas más estúpidas e inconcebibles por la razón, sacando astutamente el posgrado de “cómo engañar a cualquiera con mi gran capacidad de mimetismo”. Muchas mujeres lo harán por dinero, por salir de abajo al gran estilo “Marimar”; otras lo harán por una necesidad apremiante de reconocimiento social, de ser vistas con poder y anhelo, y por supuesto, ella poder ver a las demás mujeres por debajo de su hombro, cosa que les fascina a las mayoría de las mujeres que tienen en estado vegetativo un cerebro con criterio. En el caso de los hombres, muchos lo harán por acostarse con todas las mujeres posibles y también ir subiendo de “categoría” gracias a las pobres víctimas vaginas que pasarán por el filo de su “espada”. Aparentando ser alguien importante y con poder, es más probable que caigan nuevas moscas en la telaraña. Está claro el asunto, por eso es que a veces te preguntas caminando en la calle cómo ese gordito con tejido adiposo en superávit, está con esa imponente mujer de nalgas colosales, de provocativos pezones erectos y de gran vagina que delata a gritos su furia, succionando la delgada tela del pantalón que la oculta y atrapa. (más…)

Hubo una época en la que fui terrorista…

Miércoles, junio 9th, 2010

No la recuerdo con cariño; mucho menos con orgullo, pero igual ocurrió y no puedo escapar de ello, debo aceptarlo y llevar esa carga en mi espalda por el resto de mis días. Como cualquier terrorista, estuve contaminado con ideales banales y creencias absurdas e insostenibles, pero que ciegamente defendía y justificaba a mí mismo. No me importaban los daños colaterales, pensaba que el alcanzar mis objetivos era lo único importante; sin importar el precio, siempre me dio igual  cualquier pérdida material o humana.

Eran tiempos difíciles y violentos. Debía salir con precaución, muchos eran los que me buscaban por la urbanización en la que vivía; las doñas con copetes enlacados hablaban de dichos actos en las panaderías mientras tomaban un café respaldado por un cigarro, en los kioscos las personas se detenían a enterarse de los nuevos ataques y por cuánto ascendían los daños materiales. Siempre debía caminar cuidando mi hombro, no sabía cuándo podía haber sido descubierto, realmente me sentía observado y vigilado por el grupo afectado. Nunca me importó eso, sabía que podía ser capturado y quemado vivo en una plaza, pero mis ideales estaban primero y era el riesgo que debía correr por mi osadía, por mi insolencia adolescente.

Retrocedamos un poco a esos días. Todo comenzó cuando tenía unos 12 años y mucho tiempo libre para observar y analizar. Al asomarme en la ventana de mi cuarto siempre he tenido el mismo cuadro: una iglesia de “Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”. De ella siempre salían a diario muchachitos con caras de gringos salpicadas de acné, cargaban maleticas negras, camisitas blancas, corbatas con nudos mal hechos y caras de zombies infantiles. Un día pude escuchar a unos en una esquina: ellos arrinconaban a una anciana indefensa, que, con sus piernas débiles y su voz apagada no pudo escapar de tan vil castigo; la rodearon, sacaron un libro y todos repetían frases incoherentes donde le aseguraban a la anciana regresarla al camino correcto (nunca entendí por qué decían eso, esa anciana era de mi urbanización y sí estaba en el camino correcto, a pocos metros estaba su edificio y todo). Pude concluir que esos personajes eran como suertes de robots con un discurso preelaborado, un chip de promesas de salvación insertado en sus cerebros, en laboratorios camuflados por paredes blancas  que consideraban su templo o casa del “señor”; ah no, disculpen, dicen que se escribe con “S” mayúscula: “Señor”. (más…)

Capturado en "El Fotomatón" de Urbe antes de entrar a Megadeth…

Lunes, junio 7th, 2010

Así mismo, comiendo Tequechongos y tomando una Pepsi me capturó la cámara del semanario “Urbe” antes de entrar al recinto donde tocaría Megadeth . La vaina quedó artística y todo, hasta parece en otro país. Salió en el Urbe #686, en la sección “El Fotomatón”.