Archivo de la ‘Escritos Mayo 2010’ Categoría

Labios…

Domingo, mayo 23rd, 2010

Bocanada de oxígeno que entra violentamente en mi boca al emerger desesperado del agua; ansioso e invadido por el miedo, luego de estar ahogándome en brazos de una ola que me revolcaba despiadadamente. Correr como niño bajo la lluvia, sin camisa, sin prejuicios. Despertarme en la mañana de un brinco y luego darme cuenta de que no me toca ir a trabajar; arropándome de nuevo, sonriendo y con una felicidad que por segundos me quita el sueño. Crema blanca y fría rodando por mi piel insolada, golpeada cruelmente por el sol. Liberar en la noche a mis pies hinchados y rojos, tirando los zapatos sin importar dónde caigan, mientras muevo mis dedos victoriosos y sin cadenas. Orinar con sumo placer, dejando escapar un suspiro en medio de una sonrisa, con los ojos cerrados apuntando al techo, secando el sudor frío que corría en mi cara por aguantar tanto las ganas. Quedarme dormido en un autobús, con la boca abierta y mi baba caminando en la franela, pero no me importa, estoy perdido en un sueño profundo y reconfortante. Tus labios, con un disfraz de superhéroe, se acercan a los míos y los rescatan de las sombras y una pesadumbre esclavizante.

Gabriel Núñez

Cotufas saladas…

Sábado, mayo 15th, 2010


Son momentos desagradablemente agradables. Son semejantes a las cotufas que compras en el cine y vienen con sobredosis de sal. En el  mismo momento que pruebas una, frunces el ceño, recuerdas a la madre del despachador de chucherías; infieres que no te van a convencer las cotufas restantes, te incomodarán y lo sabes muy bien, ya has pasado por esa situación salada muchas veces. De igual forma no lo piensas mucho, no te invades con la experiencia previa. Tu mano sigue paradójicamente regresando al pipote por más cotufas y, al cabo de un par de minutos comienzas a sentir el escozor en tus mejillas, percatas cómo van naciendo pequeñas grietas al rojo vivo en tus labios,  adornadas  de una sangre brillante y fresca, que reciben como pequeñas vaginas  abiertas a las próximas cotufas empapadas de granos de sal. Toda la situación te resulta desagradable e intolerable, estás abrumado de sed, ardor y picazón; pero algo te gusta, no sabes explicar qué y seguirás comiendo esas cotufas. Así ocurre con esos momentos “salados” que vives y tampoco sabes el porqué, pero sigues deseando más de ellos.

Gabriel Núñez

Soy el Benjamin Button venezolano…

Martes, mayo 11th, 2010

“Hola, soy Gabriel Núñez. No envejezco desde que cumplí los 16 años y ésta es mi historia…” Así comenzará la película que contará mi extraño caso. Hay dos diferencias claras si comparamos mi caso con la película de “El curioso caso de Benjamin Button”: la primera es que yo no nací anciano como el protagonista. La segunda, es que el caso que narra esa película es pura ficción; mi historia en cambio, es totalmente real, a pesar de que carece de explicación científica hasta los momentos.

Esto no es ninguna broma; es pura realidad, a pesar de que te cause risa. Nací en 1983, soy tan criollo como el pabellón, como voltear a verle las nalgas a una mujer en el Metro de Caracas, como bajar el escusado en el baño del trabajo para silenciar el concierto de peos que dan la alegre bienvenida al excremento que verá la luz por primera vez. Los primeros años de mi vida fueron tranquilos, me alimentaban bien y cumplían con los caprichos básicos de juguetes y atención que cualquier niño demandaba en aquella época. Haciendo memoria, creo que el primer encontronazo lo tuve cuando mis padres me llevaron a la entrevista para que me aceptaran en primer grado en el colegio San Agustín. Recuerdo que tenía unos 5 años, ya sabía leer perfecto y todo, pero en dirección dijeron “está muy niño todavía, entraría pero es a kinder”. Mis padres no se dieron por vencidos y solicitaron al director que se me buscara un libro y me pusiesen a leer cualquier texto. Así hicieron y pasados unos 20 minutos en los que leí sin parar y con total neurosis y cuidado de no pelarme ni una sola letra, lo habíamos logrado, me aceptaron en primer grado; con desconfianza, pero me aceptaron. En ese momento, con mi cerebrito aún virgen, comprendí que algo ocurría, que no había una armonía entre mi físico y mis 5 polémicos años. (más…)

Reseña: Megadeth en Venezuela 06/05/2010…

Martes, mayo 11th, 2010

Y finalmente llegó el día esperado, el día en que muchos asistíamos con todas las ganas de “ajustar cuentas” y sacarnos la espina que nos dejó el concierto pasado de Megadeth en Valencia en mayo de 2008. Ese concierto no es que haya sido totalmente malo, pero, en mi opinión no fue la mejor manera para ver a una banda tan arrecha como Megadeth. En Valencia el sonido fue un desastre total, era como escucharlos a través de los altavoces de un aeropuerto (exagero, pero no tanto).

Esta vez la locación fue en un sitio que generaba a la mayoría expectativas (CIEC de la Universidad Metropolitana), debido a que era un sitio cerrado y nuevo relativamente para ser usado en conciertos de rock; no teníamos muchas referencías de él. Comencemos con ese punto. Para llegar al sitio a pie la cosa es algo incómoda, ya que, no hay estaciones de Metro cercanas, sólo siendo un verdadero temerario y macho alfa como Solid Snake podrás atravesar caminando el barrio cercano y luego hábilmente hacerte paso entre los carros que vienen a 3 tablas. Profit puso a disposición unas autobuses que salían desde La California, ésta fue la opción que yo usé, me pareció bien por parte de la productora esa ayuda. Según Profit, los autobuses estarían luego a la salida del concierto también haciendo transporte hasta la 1 am. La verdad, nunca los vi al salir, dimos vueltas buscando a los dichosos autobuses y nadie sabía de ellos; creo que si me decidía a esperar por ellos aún estaría allá sentado en la acera. (más…)