Archivo de la ‘Escritos Mayo 2012’ Categoría

Lapatilla.com y el amarillismo…

Domingo, mayo 13th, 2012

Considero que no hace falta que te explique qué es lapatilla.com. Es más, me atrevo a apostar que si usas Twitter, has sido víctima de ella en más de una ocasión, cayendo en la trampa y haciendo clic en algún titular que te llamó la atención o despertó tu morbo, para luego encontrarte con algo totalmente distinto en el detalle de la noticia.

Cuando lapatilla.com es ubicada en Google, esta es su breve tarjeta de presentación: “Infórmese aquí con noticias de los temas más importantes del momento. Noticias, Información e Investigación de Venezuela y el mundo”. El asunto es que me parece que se les fue de las manos el proyecto. Todo su esfuerzo por informar las noticias más relevantes del momento ha sido desviado a recolectar clics sin importar el precio. Ya los temas más importantes del mundo son representados por el picón extranjero que dejó escapar alguna actriz, el nuevo desnudo de Diosa Canales, la nueva pantaleta comprada por Justin Bieber y algún asesinato de cualquier parte del mundo que se preste a ser aderezado con burdo sensacionalismo.

Lapatilla.com está sedienta por clics que engorden aceleradamente las estadísticas de la página, para poder mostrar estos obesos números a los posibles anunciantes; así que en esto es sincera y no anda con rodeos: hay un evento totalmente inútil, rebuscado y ridículo, pero se le creará un titular que lo disfrace de importante e interesante. Si se busca el clic con tanto desespero, pues nada mejor que mezclar sexo, violencia y entrometimiento en la vida de los famosos. Nada pudiese vender más, lo que escandaliza es lo que vende.

Todo esto desemboca en una mezcla de página de falso porno suave, Crónica Policial de dimensión desconocida  y Chepa Candela absurda. El titular expresa: “Así son los pezones de Kim Kardashian (Fotos)”; pero realmente encontrarás fotos de ella vestida con un sweater cuello de tortuga. A los pocos minutos puedes ver: “Descubre el 69 que hace Diosa Canales con su novio”; y al entrar, todo se trata de una franela de basquetero XXXL que tiene el número 69 en la espalda. Luego leerás este titular: “La asesinó golpeándola con el tacón de un zapato (Fotos)”; al ver el detalle de la noticia, pues se trata de un hombre que mató a una cucaracha con el tacón del zapato de su esposa, únicamente eso. (más…)

Mientras vomito…

Sábado, mayo 5th, 2012

Logro salir del cuarto sin que Elena se levante. Me levanto la franela y la barriga está inflamada, su aspecto da risa. Repito desde hace horas el sabor de unas galletas María que me comí en la tarde en la oficina. Ocho láminas de manteca, para ser preciso. Me acosté sin cenar, con quebranto y escalofríos. Elena sí comió, ella está perfecta. Nos quedamos dormidos alrededor de las 10 p.m.

11:17 p.m. Aquí estoy, con diarrea y náuseas. No sé si permanecer sentado cagando o debería lanzarme una de contorsionista y mantener un pequeño giro al estilo de Regan en sus mejores segundos de El Exorcista. Sé que no puedo orinar y eyacular al mismo tiempo; pero… ¿será que el cuerpo humano es tan absurdo que podría antojarse de cagar y vomitar simultáneamente? No me extrañaría. Si anda con esta actitud infantil por comer unas galletas, pues podría esperar cualquier cosa.

Me siento, me levanto, me siento, me levanto. Es como un baile de merengue solitario. Llevo unas cinco cagadas y la barriga sigue con esta penosa facha. Parezco un jugador de sóftbol criollo, luego de su victoria y digna celebración cervecera.

Uno en estos momentos cae en un extraño retroceso de razonamiento y elaboración de ideas. Es como si el cerebro resultara perjudicado por estas aventuras estomacales. Pienso estupideces, ando más dormido que despierto, en una dura vigilia que espera un vómito inminente. Quiero vomitar, pero soy terrible induciendo esta acción. Recuerdo que justo hace unas horas estaba viendo un episodio de Tabú en Nat Geo, en el que hablaban de la exquisitez culinaria y peligro que representan el comer pez globo. La potente toxina de este pez se conoce como tetrodotoxina. Los japoneses alegan que además del placentero sabor del pez, la adrenalina que acompaña el comerlo es muy gratificante, ya que juegan ligeramente con la muerte. Desde que está reglamentada su preparación varios japoneses se han despedido con ese último gusto, aunque ya en la actualidad el número de muertes ha disminuido considerablemente. Todo depende de la meticulosidad y el conocimiento del chef a la hora de cortarlo, sacar el hígado, los órganos sexuales y el intestino, y raspar muy bien la piel (sitios donde se aloja la toxina). Pero nunca falta un chef agüevoneado que la cague y envenene a los comensales, pues.

Les digo todo esto porque mencionaron el caso de un pescador que se intoxicó con pez globo y enseguida ingirió petróleo, logrando inducir el vómito y salvar su vida. Petróleo, panas, petróleo. ¿Leyeron bien? Yo me intoxico y me enfermo con unas galletas; él salva su vida tomando petróleo. Tomaría petróleo en este momento, pero no me queda en la alacena. (más…)