Archivo de la ‘Escritos Noviembre 2011’ Categoría

Prohibidas las armas de fuego…

Jueves, noviembre 24th, 2011

Algunas camionetas por puesto están colocando un gran aviso en su interior: “Prohibido ingresar a la unidad con armas de fuego”.

Esta medida tan importante debió haber sido implementada mucho antes, a pesar de ser señalada por algunos como de estricta y tajante. Es una solución parida en laboratorios especializados en la lucha contra la delincuencia, en medio de muchas tazas de café que estimulaban la sapiencia de expertos en la materia. Yo confieso sentirme más tranquilo en mi día a día; por ejemplo, la semana pasada unos malandros se montaron a asaltar la unidad de transporte en la que viajaba, pero se bajaron enseguida al leer esta disposición gubernamental.

Otro caso que viví, fue el de un antisocial que subió con un sospechoso morral sucio. Éste no tenía ánimos de asaltar a los pasajeros, pero escondía una pistola, la cual había sido utilizada para asesinar horas antes a su mujer, que se negó a dejarse penetrar por el ano. El asesino al ver el aviso, muy educadamente se levantó, entregó el arma al chofer y se excusó con todos los presentes. Al llegar a su parada se le fue devuelta sin problema alguno.

Se han conocido casos de malandros analfabetas, pero no hay que tener miedo, sólo basta con explicar al asaltante que está prohibido lo que está haciendo, y acto seguido se disculpará apenado y devolverá las prendas y celulares robados a los pasajeros. Que no se te ablande el corazón, llámale la atención, exige tus derechos, él debe bajarse de la unidad con su pistola.

Lo malo es que no todo puede ser perfecto, y que el venezolano está ya muy acostumbrado a darle la vuelta a todo con su viveza criolla. Se ha advertido que los malandros están comenzando a dejar sus armas de fuego en la casa, optando por salir más bien con cuchillos. Subir con ellos no representa problema alguno con la ley, así que no se les puede negar el ingreso a la unidad.

Ojalá saquen rápido el aviso que prohiba ingresar también con armas blancas.

Gabriel Núñez

Pedigüeño…

Viernes, noviembre 18th, 2011

¿Quieres un mundo mejor? Perfecto, jamás volverás a dar limosna a un pedigüeño.

Con cada limosna que entregas, creas de inmediato un nocivo efecto multiplicador. En medio de ingenuidad e inútil espíritu altruista, logras con mucha torpeza que sea rentable y muy atractivo el perenne negocio de la flojera y la comodidad de ser mantenido por la masa trabajadora de la sociedad. En otras palabras, das nacimiento inmediato a miles de sanguijuelas que nos chuparán la sangre sin piedad, día tras día.

“Pero es que se morirá de hambre si no lo ayudo”. No, no se morirá de hambre, cálmate. Si somos optimistas, sacaremos un ápice de creatividad de su cerebro, logrando así que la sanguijuela recapacite y se ingenie algún trabajo informal, entendiendo que debe ganarse cada bolívar con trabajo a pulso, no extendiendo la palma de su mano y esperando a que le resuelvan la vida. A diario se pueden ver algunos ejemplos de personas que se negaron a vivir de la sangre de otros: vigilantes improvisados de estacionamiento, artesanos de acera, recogedores de latas, etc. Sí, porque hay personas que no tuvieron oportunidades y se dedican a recoger latas, pero esto no conlleva a ser pedigüeños, y esto es honorable y plausible, por lejos. Y es que no hay excusas para no trabajar en algo, sea formal, sea informal; y menos cuando ya uno ha visto personas sin extremidades haciendo algún oficio y ganando dinero de ello honestamente.

Si somos pesimistas, puede que en medio de la impotencia y el resentimiento social, estemos gestando al nuevo malandro de la patria. No sé a quién prefiero, si al pedigüeño o al malandro. Creo que a este último. Sí, al menos el malandro no anda con hipocresías ni manipulaciones tontas, va al grano: “Dame el celular, mamagüevo”. Y listo, le das el jodido celular y puedes seguir tu camino, sin perder el tiempo. El pedigüeño te hace perder dinero y mucho tiempo, con sus lágrimas de cocodrilo y ese tono de voz bajo muy bien ensayado, que busca tu lástima y que te sientas miserable si no accedes a darle dinero. Esa voz es detestable, da asco.

Estamos claros, un malandro indirectamente es un pedigüeño también, sólo que no usa la estúpida vocecita, y esto, marca la diferencia a la hora de escoger al menos ladilla de ambos. Asimismo, podemos encontrar pedigüeños que van por niveles: (más…)

Fanáticas…

Viernes, noviembre 4th, 2011


El 95% de las mujeres que lleva puesta vestimenta referente a algún equipo de beisbol está mintiendo. Sí, son grandes neófitas en la materia, a pesar de declarar lo contrario cuando visten con descaro su disfraz. Ellas se esforzaron en aprender los nombres de los principales equipos del país, pero mucho antes aprendieron también que un hombre intenso y apasionado por este deporte moriría de orgullo y excitación fetichista al ver a una fémina con una conducta similar a la de él, pero con vagina y tetas.

Así, pues, ansiosas por seducir al hombre que no les presta atención, seguirán principios básicos de inversión e irán a comprar algunas prendas alusivas al equipo del que su próxima víctima sea fanático.

Esto es lo que padecemos en tiempos de beisbol venezolano; tiempos difíciles en los que seremos sometidos a escuchar por meses a estas desconsideradas sedientas de sexo repetir desgastados chistes, acompañados por ridículos e infantiles chalequeos que dan pena ajena, dirigidos a todo aquél que cometa la estupidez de manifestar ser de un equipo contrario, cayendo así en el juego camaleónico, reforzando la atorrante conducta de sus practicantes. No hay posibilidad de salvación, la serenidad mental del colectivo será un daño colateral de este plan seductor; la mosca caerá en la telaraña, el pendejo de turno caerá ilusionado, creyendo haber conseguido a su media naranja.

Por eso no debes cuestionarte al ver a esa mujer a primera hora de la mañana con la franela de algún equipo puesta, al tiempo que la ves caminar con dificultad y manteniendo cierta separación en las piernas.

Gabriel Núñez