Entradas con la etiqueta ‘cambie de opinion’

De por qué recapacité y decidí quedarme…

Viernes, Diciembre 28th, 2012

2012-12-28-13.12.01_Bob

Lo primero, es disculparme por mis fuertes palabras en mi post de las divagaciones financieras. No fue mi intención ofender a nadie.

No solamente estacionarme en esas disculpas, sino más bien agradecer a todos aquellos que me criticaron con rudeza. A ellos les debo el haber llegado a ese momento de lucidez que me permitió recapacitar y, hoy por hoy, retractarme de muchos señalamientos que hice.

No es fácil venir a pedir disculpas públicamente. Se requiere gallardía y humildad. Espero que mis consecuentes detractores me den, al menos, el beneficio de la defensa. Y a todos los que siempre me han apoyado, pues nada, que entiendan y respeten esta decisión.

He decidido quedarme a luchar por el país. Entendí que la lucha consiste en repetir lo mismo que ya venía haciendo durante años: ejercer mi profesión, trabajar y seguir percibiendo un salario que se gasta en productos de aseo personal en Farmatodo. Comprendí que de esa manera es que todos los jóvenes echamos adelante al país. Fui gafo y obtuso, ¿qué más puedo decir?

Todo ocurrió a los pocos días de haber publicado ese nefasto post. Abrí los ojos con dificultad. Estaba sin ánimos, totalmente deprimido. Eran las once de la mañana. No me había bañado en dos días, ese bombardeo de comentarios negativos me dejó sin fuerzas. Me intenté arropar para seguir durmiendo. El interior de mi sábana escupió un vapor apestoso de orine y semen rancio. Recordé que soñé pendejadas en las que tenía sexo con prostitutas de un burdel del centro de Caracas. Todas las empleadas eran exnovias mías. No todo fue placentero, muchas de esas exnovias tengo más de quince años sin ver. Entonces se me aparecieron unas con chemise azul; otras con blanca. Y yo desbocado, pues. Una maldita pesadilla pedófila nostálgica intensa, muy intensa.

En una de tantas penetradas sentí que me orinaba y pues me empatuqué durmiendo. Todo por culpa del jodido post, si nos ponemos a analizar. Días de depresión, encierro, nada de sexo marital. Excesiva producción de semen sin los usuales canales de distribución. (más…)