Entradas con la etiqueta ‘empatia’

Ella está divina

Domingo, Mayo 10th, 2015

fish-tank-2

I

—Siento que a veces exageras y eres como un niño que sólo quiere atención —dijo Emilia, al tiempo que me bajaba el cierre del pantalón y escarbaba entre mis bolas para dar con mi pene—. Lo tienes todo, gordo, no puedes ser tan descarado: carro, apartamento, eres ingeniero, tienes dinero por coñazo, un buen trabajo. En cambio otras nos partimos el culo puteando para tener al menos un cuarto de lo que tú tienes, llegando de madrugada, llenas de…

—¿Estás viendo, Emilia? A ella no la nombras. ¿No es que lo tengo todo, pues?

—Aquí vienes de nuevo… Está bien, Carlos, no es tan bonita como antes, no te la coges como antes, y no estás enamorado como antes; pero, coño, ¿no vienes y tiras conmigo cada vez que te da la gana?

—¿Y es que acaso eso es lo que yo quería que ocurriese? —respondí, mientras me amasaba las sienes y la miraba sin simpatía.

Realmente nunca fui un hombre de putas. Solía ir a batitubos al menos una vez al mes con mi mejor amigo, pero sólo cuando me encontraba soltero. No sé, me relajaba tomar un buen ron teniendo una buena hembra que me meneara a centímetros su sexo, arrojándome a la cara el olor a talco y perfume barato de bebé de sus nalgas y tetas. Pero nunca les acepté la invitación a un baile privado; menos a echarles un polvo. Luego, si estaba en alguna relación, suspendía estas salidas o tentaciones.

Hasta que Patricia me dejó sin opciones.

—Bueno, pero ocurrió y punto, carajo —respondió cortante, mientras se mantenía masturbándome y luchando por mantener con vida una pobre erección.

—Hoy no quiero tirar, Emilia. Tengo la cabeza llena de mierda, no estoy de humor para esto.

Es el mismo cuarto blanco y minimalista que suelo visitar al menos dos veces por semana, y que he mantenido como algo fijo en mi agenda por casi seis meses. Me lo recomendó un amigo que sí acostumbra a ser infiel a su mujer, sin la menor de las culpas. Siempre admiraré a ese tipo de personas, porque en mi caso, fue la culpa la que me convirtió en este cáncer andante que actualmente soy. (más…)