Entradas con la etiqueta ‘los mensajes del header’

Los mensajes del header…

Miércoles, Diciembre 21st, 2011

A veces me pregunto si alguien se percata de cuando cambio el mensaje en el header del blog. Siendo más preciso, me pregunto esto cada vez que edito el header para cambiar el texto.

La primera versión que tuve del blog no incluía esta opción. Bueno, realmente esa versión no incluía un carajo. El hecho es que a los pocos meses de abrir el blog, me pareció buena idea tener un pequeño espacio para poner un corto mensaje a los lectores; digamos que lo veo como una manera rápida de darle frescura al header, sin tener que alterar su diseño. A veces son críticas; otras, trivialidades de mi día a día. En principio, la mecánica es que debo cambiar ese mensaje una vez al mes; aunque por trabajo y otras cosas a veces se me pasa cumplir lo anterior.

Hace algunas semanas, dos lectores me manifestaron su interés de conocer todos los mensajes que han aparecido en el header. Y como buen neurótico que soy, pues todos los mensajes los tengo grabados.

Sin más rodeos, aquí van todos los mensajes que he subido hasta la fecha. ¿Algún mensaje favorito?

“Vientos que llevan en su regazo un afilado aroma a excremento canino, pero que te refrezca y te hace sentir bien”.

“Cuando entra una anciana a la camioneta y, no hay puesto, misteriosamente me quedo dormido hasta que alguien se lo cede. Extrano, ¿no?”.

“No existen las groserías. No existen las malas palabras. Es el puritanismo cerebral el que te las hace ver así. Maldita sea, ¿no?”.

“Al momento de la defecación, tus capacidades cognitivas aumentan. Toma un libro y no apures el despido excremental”.

“Eres un torrente de palabras que aún no logro precisar. Eres jodidamente perfecta, jodidamente real”.

“Gases tukitóxicos que amenazan con esclavizarnos en la miseria mental, el conformismo y la asqueante viveza criolla”.

“Mes Aniversario del Blog. Que corra el champagne y suene Yann Tiersen, celebremos como hermosos aristócratas”.

“Pudiese besarte todo un día entero, pero quebraría y dañaría tus labios. Por eso ves que me separo de ellos cada cierto tiempo”.

“No importa cuán poco agraciado es tu pene; no te preocupes: siempre habrá alguna mujer altruista y solidaria que querrá metérselo en la boca”.

“Mi madre no me parió: me cagó. Y ahí, rodeado de otros mojones, sumergido en mierda pastosa, comprendí enseguida en qué clase de mundo viviría”.

“Tener un hijo es costoso, además, representa una clara amenaza a tu libertad e independencia. Ten un perro: no chupan tanta plata y podrás regalarlo luego”.

“Espero que las mujeres tengan su “punto G” del lado derecho, porque mi pene cada día está más curveado a la izquierda. Pene bruto. Pene izquierdista”.

“Tienen razón, con mis letras no puedo cambiar el mundo. Pero es como asesinar al violador de tu pequeña hija: no le devolverá la virginidad, pero al menos hiciste algo”.

“El cierre de los casinos fue una decisión desatinada, que desembocó en una horda de ancianos que ahora vagan por las calles desorientados y profundamente deprimidos”.