Entradas con la etiqueta ‘se nos fue de las manos’

Juez Dredd no existe…

Viernes, Septiembre 6th, 2013

Tengo una teoría dantesca y pesimista sobre el futuro del país: Venezuela es líder Maltín en embarazo adolescente. Estos embarazos son mayoría aplastante en pequeñinas de pocos recursos y con poca educación, que fueron llenadas de amor en algún matiné de changa tuki o en alguna esquina oscura cercana a la cantina del liceo. El problema viene con el entorno en el que ese desafortunado ser vendrá al mundo: leche materna con sabor a ron, almohada de cocaína, eructos de anís del papá y par de pistolas escondidas debajo de la cuna. Escorias adolescentes que juegan a ser padres.

Y entonces viene la escena escalofriante, en la que todas las personas de bien serán arrinconadas: cientos de miles terminan emigrando, tan sólo buscando poder resguardar la vida propia y la de su familia; todos los demás que deciden quedarse son exterminados sistemáticamente, sin importar ninguna pendejada política. Esto no es nuevo, ya esto ocurre. El peo es que estas nuevas camadas vienen con todo, ya dispuestas a los once años a perseguir sus sueños, comprar armas a los policías y ser los más guapos del barrio. No hay ningún ápice de piedad, se tocan el mostachito amarillo y matan así sea por un celular Huawei. Serán mayoría, acéptalo. Dominarán todo el territorio y no te quedará otra opción que vivir en cautiverio para bajar las probabilidades de tu asesinato. Ya el número de muertos que llevan a los doce años es similar al número de carajitas que se cogen sin protección alguna. Son conejos malandros que tiran y se multiplican sin conciencia alguna. Se repite el jodido ciclo. Pequeñas llagas que en este mismo momento están recibiendo su primera pistola y ya salivan por matar al primer pendejo que lleve un iPhone en la calle.

Siempre se puede estar más bañado en mierda de lo que uno piensa que está. Es posible superarse y tocar más fondo de lo que se toca.

El país está dividido claramente en tres grupos: una pequeña burbuja blindada, que viene a ser el gobierno. A esos les sabe a mierda cualquier muerte. Olvídate de reclamar y llorar pidiéndoles acción alguna. El segundo elemento de la torta está compuesto por los consentidos del gobierno, los bebés de la casa: el hampa, tukis, malandros, escoria, ratas; como los quieras llamar. Es política de Estado mantenerlos seguros y divirtiéndose, es fundamental que el caos y el miedo reinen en el país. Ellos tienen el control real del país. Ellos son los dueños del país. El tercer grupo somos los güevones: los que emigraron o emigrarán, y los que serán asesinados tarde o temprano. Es posible retrasar la muerte si te resignas y te mimetizas: dedos desnudos, saber la hora por el sol, carro de mierda o seguir relajado en tu camioneta por puesto. Hablar medio malandro en la panadería y portar bien la cara de guevón para que ninguno se encapriche contigo. Llega a tu casa antes de las 7 p.m. todos los días y ten un tobo de películas quemadas en tu casa para mantenerte entretenido todo el fin de semana sin exponerte de gratis por ahí.

Venezuela está destinada a ser, a nivel macro, un bloque de anarquía y muerte; una suerte de “Mega City One”: pero no tenemos Dredd. Estamos por nuestra cuenta, sin juez altruista alguno. Y estamos en clara desventaja en la batalla. Sólo tenemos chistes de Facebook y burlas de los discursos de Maduro. Sólo eso tenemos. Entiéndelo.