Entradas con la etiqueta ‘si vas a tener sexo sobre un rompecabezas ten cuidado con el semen pone aguada la pieza afectada’

Reporte #6: Mokka Espresso

Viernes, Noviembre 11th, 2011

Imagen de previsualización de YouTube

La cantidad de piezas de un rompecabezas ha permitido que me diera cuenta de lo ridículamente pequeña que es mi mesa. Las medidas exactas de ella no me las sé, pero sí sé que lo máximo que puede aguantar es un rompecabezas de mil piezas. De ahí en adelante la mesa no se hace responsable. Hablando con sinceridad, agradecemos en parte eso a la mesa. Un rompecabezas de más de mil piezas representa un reto extremo de paciencia, cordura y autocontrol de un monje tibetano. Hemos llegado a la conclusión que rompecabezas que superen ese límite, cruzan la delgada línea que separa diversión, de la frustración y la agresividad. También los rompecabezas que tengan fotos maricas de perritos, rosas o un enorme cielo despejado y bien azul. Esos dan arrechera en el acto, así sean de veinte piezas.

Un rompecabezas es como un hijo recién nacido: puede fortalecer la relación de pareja, o puede ser el punto de quiebre que mandará todo a la mierda. En nuestro caso fuimos prácticos y abortamos al pequeñín antes de que jodiera nuestro noviazgo.

Sí, la vaina no es fácil. A veces hay besos, a veces nalgadas; a veces hay gritos porque tu pareja tenía una pieza que andabas buscando, o porque mete sus narices en el lado que andabas armando. Sea como sea, la noche de un domingo que será la antesala a un lunes bancario, es la excusa perfecta para que Elena y yo nos reunamos y nos enfrentemos a una nueva marca de rompecabezas. Si las cosas se ponen difíciles, tendremos el palo de escoba cerca para propinar un aborto de emergencia.