La felicidad te mata

Y entonces nos encontramos en plena sobremesa, tomándonos un café y hablando de trivialidades de nuestras vidas. Y mientras la escucho, tengo mi mano acariciando su nuca, con su cabello reposando en el dorso de mi mano. En cada sorbo que ella da, acudo con rapidez a quitarle con un beso la espuma restante del capuchino en sus labios. Ella ríe cada vez que lo hago y sus ojos brillan y me muestran su mejor cara. Esa donde se ponen de acuerdo su cabello, sus labios, sus ojos; esa en la que la inclinación de la cara es la ideal y todo ocurre con armonía en el mismo segundo. Como si ella lo supiese, como si ella lo hubiese practicado por días frente a un espejo y sabe cuándo debe hacer que todo eso ocurra.

Cinco minutos después le digo al oído que quiero que nos vayamos a casa para hacer el amor. Luego le paso la lengua por la oreja y finalizo con un suave mordisco al lóbulo. Pago la cuenta, y estoy tan contento que decido dejarle propina al mesonero. Él me sonríe y se queda viendo con admiración. O puede ser algo de envidia. Pero no porque desee tener mi vida o mi novia: quiere es mi felicidad.

Y no puedo ayudarlo, la verdad es que no hay secreto. Muchos te dirán que sí, y buscarán venderte libros y te recomendarán frases para que te repitas mientras te enjabonas; otros, te mandarán enlaces con charlas de Ted para que te sientas motivado y le encuentres algo de sentido a la vida. Pero no es así de fácil.

Y nos montamos en el carro, entre risas y algunas metidas de mano. Ella sigue dándome de la magia que ocurre en su cara, y aquí es cuando mi sueño se convierte en pesadilla:

Estamos parados en un semáforo, esperando nuestra luz para atravesar la oscuridad y llegar a casa. De pronto aparecen dos motos a nuestros costados, golpeando con la cacha de una pistola el vidrio de mi lado. Yo bajo el vidrio y les digo que se lleven el celular, pero los parrilleros lo que quieren es montarse con nosotros en el carro y hacernos compañía en nuestra velada. La escena siguiente es que nos tienen en el asiento de atrás, con un cable de red abrazando nuestras manos y piernas. Inmovilizado, solo veo la cara de ella y siento una profunda tristeza. Ella llora y sospecha que estamos jodidos. Y lo estamos, en el sueño nos matan al rato porque llaman a nuestras familias y no se logra reunir ni el 5% de lo que exigen.

Y el problema es eso, la felicidad. O sentirla en donde no debes.

Tengo ese sueño recurrente, y desde entonces prefiero curarme en salud. Sí, en serio. Por eso apenas me percato de esa piel de gallina tan agradable, que me ayuda a identificar que estoy sintiéndome feliz, tomo acciones inmediatas para arruinar el momento por completo.

Por ejemplo, el otro día tomábamos un café por Altamira y la espumita le quedó en los labios y yo salí a retirársela con la lengua. Enseguida sonó la puerta del local. Entraba un tipo gordito en franelilla blanca, con casco puesto, carterita cruzada de esas cómodas y prácticas para llevar un hierro. Y pues hice lo que debía hacer: salvarnos la vida. Volteé a verla y le pregunté si quería acompañar el café con el pus del barro que tenía en medio de los ojos. También una noche estábamos desnudos besándonos, y sentí una alegría inmensa al sentirla conmigo de esa manera, sudada y excitada. Así que lo saqué y le dije que prefería acabar afuera porque no confiaba en que realmente estuviese tomándose las pastillas.

Los malandros huelen eso, incluso así no estés en exteriores. Las enfermedades y las desgracias también. Por eso a los indigentes no les cae nada. Ni siquiera estornudando se les ve. Y si andan pensando en la época esa en la que los asesinaban con una roca que les lanzaban a la cabeza mientras dormían, pues todos ellos eran indigentes que se encontraban en algún rato de felicidad patrocinado por la droga o el alcohol. Sí, murieron felices. Al resto le vale verga la vida, ya todo lo han perdido, y eso los hace intocables.

Entonces el truco es buscar un balance. Como vivimos en Venezuela la cosa no es tan complicada; pero si gozas de buena compañía en la calle, estás expuesto a sentirte feliz y que vengan a joderte. Toma práctica, pero se trata de saber escuchar a tu cuerpo y ser buen observador; de no querer más de lo bueno y saber que menos es más. Y de tener presente que querer alargar un rato de felicidad te puede costar la vida.

Como todo, hay excepciones. Por ejemplo, hay malandros que no saben interpretar las emociones ajenas. Entonces vienen y, así tú estés en medio de una discusión o arrechera, interrumpen para robarte o darte un tiro por gusto. Pero piensa en esto: nadie que tenga algo que perder está preparado para pelear y entregar todo en la batalla.

Y mi mayor vulnerabilidad es ahí, en ese momento en el que me importa la vida y pienso que es una bendición. Ahí vienen todos a asaltarte, buscarte peo, o tan solo a practicar tiro al blanco contigo con el arma nueva que robaron. Pero en cambio, en esos minutos divinos en los que la vida te da igual y no le encuentras lógica alguna, es en donde encuentras total libertad y eres intocable. Caminas entonces por Petare y rompes con tu cara el humo del perro que están cocinando a la parrilla, pisas la mercancía del buhonero, pateas los pañales del bachaquero; luego entras al Metro y le tumbas los Mentos al vendedor en el vagón. Todos te reclaman, pero nadie se equivoca, ellos saben que la vida te importa una verga -o bueno, eso pretendes dar a entender-.

En este estado mental es que estás listo para pelear, en este es que eres más fuerte y puedes explotar y sacar lo peor de ti. Si estás feliz, eres débil, tienes miedo de que lo peor ocurra, de que te borren la sonrisa y te extingan esa felicidad que saboreas.

Y es por ello que se nos está yendo mucha gente buena: la felicidad los visitó en un momento equivocado y otros vinieron a reclamárselo. Desde ese anciano contento que jugaba ajedrez en una plaza de Los Palos Grandes y fue alcanzado por una bala perdida, hasta ese niño que corría riendo tras la pelota y fue arrollado.

Tendrás que preparar tu repertorio personal de salvavidas. La política y la religión no deben faltar en ese botiquín. Estar de acuerdo con el aborto, el matrimonio igualitario y el suicidio, aportan rápido descontento en la mayoría de los interlocutores, así que considéralo también.

—Estoy harta, en serio… ¿Por qué siempre tienes que joder los buenos momentos, Gabriel?

—Pues porque quiero seguir viviendo.

Gabriel Núñez

12 Respuestas a “La felicidad te mata”

  1. rardDwero Says:

    Hello. And Bye.

  2. itaMog Says:

    Ciao a tutti vengo dall’italia

  3. rardDwero Says:

    hi 🙂 bross 🙂

  4. lorheart123 Says:

    You actually make it seem so easy with your presentation but I to find
    this topic to be actually something that I think I’d never understand.
    It kind of feels too complicated and very broad for me.
    I’m taking a look ahead to your subsequent submit, I’ll try to get the
    dangle of it!

  5. Weight Loss Plan for Girls Over 40: Top 8 Do's And Don'ts To Curb Appetite. Says:

    Wonderful goods from you, man. I’ve understand your stuff previous
    to and you’re just too excellent. I really like what you have acquired
    here, really like what you are stating and the way in which you say it.
    You make it entertaining and you still care Weight Loss Plan for Girls Over 40: Top 8 Do’s And Don’ts To Curb Appetite. to
    keep it smart. I can’t wait to read far more from you.

    This is really a great web site.

  6. Try Glamour Reviews Says:

    I’m not sure why but this web site is loading very slow for me.
    Is anyone else having this problem or is it a issue on my end?
    I’ll check back later on and see if the problem still exists.

    Check out my site: Try Glamour Reviews

  7. Emerald Farms CBD Says:

    I always used to read piece of writing in news papers but now as I am a user
    of net so from now I am using net for articles, thanks to web.

    Have a look at my web page: Emerald Farms CBD

  8. ViaXXL Pills Says:

    Hi there! I know this is somewhat off topic but I was wondering which blog platform are you using for this site?
    I’m getting sick and tired of WordPress because I’ve had issues with hackers and I’m looking at options for another platform.
    I would be fantastic if you could point me in the direction of a good platform.

    Also visit my webpage – ViaXXL Pills

  9. Ignite Labs No2 Reviews Says:

    I am constantly thought about this, thank you for posting.

    Here is my website … Ignite Labs No2 Reviews

  10. Make Eyelashes Longer - Top 5 Methods Says:

    I like this site because so much utile stuff on here :D.

    Feel free to surf to my page; Make Eyelashes Longer – Top 5 Methods

  11. MaleX Male Enhancement Review Says:

    Right now it looks like BlogEngine is the top blogging platform available right now.

    (from what I’ve read) Is that what you are using on your blog?

    my web-site: MaleX Male Enhancement Review

  12. 토토사이트추천 Says:

    Great to end up going to your weblog once more, it has been a very long time for me. Pleasantly this article I’ve been sat tight for so long. I will require this post to add up to my task in the school, and it has identical subject together with your review. Much appreciated, great offer. Visit here to my web:: 토토사이트추천

Deja una respuesta